Público
Público

Zapatero carga contra los "especuladores sin fronteras"

El jefe del Ejecutivo invita a "no caer en la trampa" de los que causaron la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Luis Rodríguez Zapatero, se presentó ayer en Londres con la intención de poner en práctica el rearme ideológico de la izquierda ante la crisis económica. En vez de hacer hincapié en las dificultades económicas, optó por pasar a la ofensiva y señalar con el dedo a los mismos que cuestionan la situación financiera de España.

En un seminario convocado por el instituto progresista Policy Network, Zapatero aseguró que los gobiernos no deben caer 'en la trampa de las ideas de aquellos que provocaron' la crisis. 'hemos tenido que gastar más para salvar al sistema financiero y hacer que la economía no se hundiera más porque los mercados se paralizaron. Y no deja de ser una paradoja que como consecuencia de la necesidad de hacer un gasto público fuerte ahora los mercados a los que acudimos a salvar sean exigentes y nos examinen e intenten poner dificultades. Esto me gustaría que estuviera en la mente de los organismos internacionales que se pronuncian sobre la solvencia de los países', dijo ante una audiencia en la que estaban los primeros ministros de Reino Unido y Grecia, Gordon Brown y Yorgos Papandreu.

Al igual que en Davos, Rodríguez Zapatero volvió a coincidir con Papandreu. No sólo no rehuyó el contacto, sino que insistió en que el primer ministro griego 'merece el apoyo de todos los gobiernos europeos y los mercados' por las decisiones que ha tomado y la complicada herencia que ha recibido.

Brown prefirió ser menos agresivo y apeló a la necesidad de que los gobiernos den prioridad a una estrategia de crecimiento basada en la creación de empleo. Ambos defendieron que no ha llegado aún el momento de aprobar fuertes recortes en el gasto público o, de lo contrario, la recuperación se retrasará.

La ofensiva de Zapatero contra 'la especulación sin fronteras', un lenguaje que los laboristas británicos no osan utilizar, no se basó en una defensa absoluta de la intervención del Estado en la economía. El presidente dijo que se trata de una situación temporal provocada por las circunstancias: 'Nos vamos a ir retirando poco a poco. Claro que vamos a reducir el déficit, pero cuando la recuperación sea efectiva. Reduciremos el déficit, pero no a costa de la cohesión social'.

En la rueda de prensa posterior, junto a Gordon Brown, Zapatero insistió en su idea de que todos los cambios deben ser pactados con la mayor cantidad posible de fuerzas políticas.

El jefe del Ejecutivo fue preguntado sobre su disposición para reunirse con el presidente del PP, Mariano Rajoy, y no lo descartó: 'Si mi papel puede ser determinante, no dude de que lo haré. La respuesta [a la oferta de diálogo] ha sido en general positiva, más allá de algunas declaraciones de dirigentes del PP'.