Público
Público

Zapatero confía en estar en "la última curva" de la crisis económica

El presidente destaca que el compromiso del Gobierno con las reformas es "firme y definitivo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, subrayó este viernes que el compromiso de España con la consolidación fiscal y las reformas estructurales es 'firme y definitivo' y confió en estar ya en 'la última curva' de la crisis económica.

'La lucha contra esta crisis sea asemeja a una sinuosa y estrecha carretera de montaña: apenas hemos dejado atrás la ultima curva, conjurando el riesgo de derrapar, nos encontramos con el peligro de la curva siguiente', manifestío durante el acto de entrega del Premio Nueva Economía Fórum al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Poco después de que el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, destacara en Madrid la importancia de que España profundizara en la reforma del mercado laboral y de las pensiones, Zapatero dejó claro que no dudará en sus compromisos y ha pedido responsabilidad a todos los países europeos para garantizar la estabilidad del euro.

'Lo que duele en Atenas daña a Amsterdam, y si Barcelona florece, Berlín prospera', afirmó, para recordar a las instituciones y a sus socios comunitarios, con los que se reunirá la próxima semana en Bruselas, que compartir una moneda implica 'una responsabilidad compartida de la que nadie puede abdicar'.

A su juicio, el incremento de la deuda pública en muchos países ha puesto de manifiesto la necesidad de coordinar las políticas macroeconómicas para reforzar al euro, y 'no hacerlo sería tanto como perder fatalmente el control del vehículo en ésta que esperamos que sea la última curva' del camino hacia la recuperación.

El presidente del Gobierno elogió el trabajo realizado por Van Rompuy a la hora de dirigir a los Estados miembros hacia una mayor gobernanza económica común para, en su opinión, no sólo prevenir futuras crisis, sino también poner los pilares del crecimiento económico y de la creación de empleo.

Zapatero presentó a España como un país 'europeísta a las duras y a las maduras' y ha considerado que la presidencia europea 'está en buenas manos' en un momento de 'gran complejidad e incertidumbre', en 'este año que hemos vivido peligrosamente'.