Público
Público

Zapatero culpa a Alemania de la nueva crisis de la deuda

Dice que "no se abrió bien el debate" sobre la participación privada en el rescate griego

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis de deuda que atraviesan algunos países de la zona del euro se ha acentuado por 'la sostenibilidad de la deuda griega fundamentalmente a largo plazo y el debate abierto en torno a la participación del sector privado', según el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. A estos factores y su necesaria 'clarificación urgente' se refirió el jefe del Ejecutivo ayer, tras su encuentro con el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy.

El jefe del Ejecutivo responsabilizó a Alemania de forma implícita aunque sin mencionarla del empeoramiento de la crisis por insistir en introducir la participación privada en el debate sobre los posibles rescates en la zona del euro. A finales de 2010, la canciller Angela Merkel formuló esta propuesta. Recientemente, su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, recuperó la medida para afrontar el segundo rescate griego.

El presidente exige una 'respuesta europea firme, clara y rápida'

Zapatero se reafirmó en su oposición a la participación privada en los rescates de los países con problemas, la senda por la que parece transitar la locomotora europea. Según detalló el presidente ante los medios, ese es el problema que hay que despejar cuanto antes y que está viciado desde su origen. 'No se abrió bien este debate y no se ha cerrado', reiteró Zapatero. El jefe del Ejecutivo fue crítico con que no se hubiese definido entonces el alcance y los efectos de la propuesta.

El presidente sostuvo, no obstante, que se pueden explorar estas fórmulas de participación si son 'serias, rigurosas, previsibles y generan confianza'. En caso contrario, añadió, pueden 'provocar efectos negativos'.

Van Rompuy: 'Los líderes europeos deben superar sus agendas nacionales'

Zapatero resaltó la labor realizada por la mayoría de los países de la zona del euro. 'Hemos tomado medidas para garantizar la sostenibilidad fiscal, para reducir nuestros déficit, para hacer reformas estructurales y para garantizar la financiación de nuestros países'. 'Todo este trabajo apostilló se ha hecho para algo y dentro de los acuerdos europeos'.

Zapatero instó a todos los países de la zona del euro a 'asumir su responsabilidad en este momento y, de manera singular, a los más poderosos', en alusión implícita a Alemania. También volvió a hacer gala de su europeísmo reclamando más 'proyecto colectivo' y una 'respuesta europea firme particular, clara y rápida', que garantice la sostenibilidad griega, y que, por ende, alivie la presión de los mercados sobre la deuda de otros países. Entre ellos, España. La prima de riesgo ha vuelto a subir, recordaba Zapatero, pero no hay un 'dato nuevo' o 'negativo' del país.

El presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, abogó por 'fomentar la convergencia en la eurozona', a tenor de la interdependencia que existe entre los 17 países que la componen. Y si bien señaló que los retos de España no son los mismos que los de Grecia, destacó que 'el problema de un país lo es para todos los miembros del club'.

Para salvaguardar la estabilidad de la zona del euro en estos momentos de crisis de la deuda, Van Rompuy hizo una advertencia: 'Los líderes europeos tendrán que superar sus respectivas agendas nacionales'. Confiado en que lo harán, el presidente del Consejo calificó de 'firme' el compromiso de los estados 'para hacer lo que haga falta'. Así, se mostró convencido de que los jefes europeos 'tomarán medidas para evitar el riesgo de contagio en la eurozona', remarcó.

Van Rompuy también puso de relieve la fortaleza del euro. 'Es una moneda firme y sólida, con muchas más bazas que otras monedas', resaltó, recordando que el escenario económico de la zona del euro es muy positivo. La previsión para este año y el próximo está por encima del 2%.

El presidente del Consejo Europeo, que comparte con Zapatero idea sobre el futuro inmediato y a largo plazo de la eurozona, alabó las reformas llevadas a cabo por el Gobierno. 'Es un paquete de medidas muy creíble, que contribuye a la estabilidad financiera, a potenciar el crecimiento económico y a combatir el paro', apuntó, restando importancia a que sean impopulares ante los ciudadanos. Una reacción, dijo, que no es exclusiva de los españoles.

Para Van Rompuy, las reformas emprendidas por el Ejecutivo son necesarias no sólo por salir de la crisis. En su opinión, son fundamentales para 'salvar el Estado de bienestar'.