Público
Público

Zapatero se declara partidario de una ley del aborto con "límites razonables"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha declarado hoy partidario de la interrupción voluntaria del embarazo "con unas límites razonables" y ha prometido una reforma de la ley del aborto actual para mejorarla y garantizar mejor los derechos de las mujeres.

Zapatero, quien se ha pronunciado así durante su participación en el programa de TVE "Tengo una pregunta para usted", ha contestado a José María y a Javier, este último sacerdote, que tenían posiciones enfrentadas respecto a cuestiones como el aborto.

Según ha pronosticado Zapatero, en esta legislatura se aprobará una reforma de la actual ley de interrupción voluntaria del embarazo, que tiene ya 20 años y que presenta "algunas deficiencias".

Por eso, ha empeñado su palabra en sacar adelante esta modificación legislativa con el propósito de ofrecer más derechos a las mujeres y homologar esta normativa a las leyes existentes en países europeos, la mayor parte de ellas de plazos.

A la pregunta del sacerdote, que le ha pedido expresamente en dos ocasiones que se pronunciara sobre si consideraba que un feto es un ser humano, Zapatero ha indicado que la cuestión era casi un debate doctrinal y científico.

Pero ha sugerido al cura que de sus palabras podía deducir si es favorable o no al aborto.

Se ha remitido además a lo dicho por el Tribunal Constitucional y al derecho de la mujer de interrumpir voluntariamente su embarazo, "con condiciones y con límites".

Y es que, según ha insistido, se trata de evitar que se penalice y se lleva a la cárcel a mujeres por abortar, antes de concretar: "Yo estoy a favor", pero "hay que hacerlo bien e intentar el máximo consenso posible".

No obstante, ha incidido en la necesidad de implicar a toda la sociedad en la lucha contra el aumento del número cada vez mayor de embarazos no deseados entre adolescentes y jóvenes.

Se trata, ha dicho, de intensificar la prevención en todos los órdenes, porque "las cifras son cada vez más preocupantes".

En otro momento de estas dos preguntas, el jefe del Ejecutivo ha apelado a la Constitución para proclamar que España es un "Estado laico y "aconfesional" y ha observado que el Gobierno ha aprobado numerosas leyes pese a las "durísimas" críticas de la Conferencia Episcopal y de algunos sectores de la sociedad.

Ha citado la ley del matrimonio homosexual, que motivó "una crítica muy ácida y dura", pero que fue aprobada porque el Gobierno quería cumplir un compromiso electoral.