Público
Público

Zapatero defiende la "bandera española" de Repsol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Sonya Dowsett y Carlos Ruano

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió el jueves el carácter español del grupo petroquímico Repsol YPF y dijo que estarán muy atentos a cualquier cambio en el accionariado.

"El Gobierno entiende que es bueno que Repsol tenga bandera española", dijo en una rueda de prensa.

No obstante, dejó claro que el Ejecutivo respetará las reglas de mercado y los derechos de las empresas.

La prensa publicó el jueves que la rusa Lukoil estaba negociando con Sacyr y otros accionistas para adquirir un 30 por ciento de la española.

"Esta posibilidad se juega en el terreno del mercado, el Gobierno ha de estar atento, pero estamos hablando de compañías privadas", dijo el presidente.

Tras mencionar la conveniencia de que Repsol sigua siendo española, Zapatero remarcó que Lukoil está participada por el grupo estadounidense ConocoPhilips.

"El accionista mayoritario de Lukoil es la segunda compañía petrolífera del mundo que es norteamericana. El 20 por ciento de las acciones de Lukoil son estadounidenses (...)", dijo.

En todo caso, aseguró que el Gobierno "ha de ser respetuoso con los intereses de la compañías y con las posibles negociaciones para la incorporación de otros socios".

Anteriormente, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, insistió en que "el Gobierno español hará todo lo posible para que Repsol YPF siga siendo independiente y española", dijo según citas recogidas por la Cadena Ser.

LA CAIXA HABLÓ CON LUKOIL

La Caixa ha mantenido negociaciones con la petrolera rusa Lukoil sobre la posible venta del 14 por ciento que mantiene en Repsol, dijo el jueves una fuente próxima a las negociaciones, despertando los fantasmas de una posible oferta de compra hostil sobre el grupo petrolero.

Criteria, el grupo de participaciones industriales de La Caixa, dijo el jueves que ha mantenido conversaciones informales sobre la venta de parte de su participación, pero sin citar ningún interesado concreto.

Una fuente próxima a las negociaciones dijo a Reuters que la parte interesada era Lukoil, añadiendo que cualquier venta a la petrolera rusa está supeditada a lo que haga el principal accionista de Repsol, Sacyr Vallehermoso, acuciado por una importante deuda.

"Fue Lukoil", dijo la fuente. "Pero Criteria está jugando un papel secundario, el principal es Sacyr".

Lukoil no hizo comentarios, mientras que Sacyr se limitó a reiterar su último comunicado al regulador bursátil español en el que, además de reiterar que seguía evaluando la enajenación de su participación del 20 por ciento en la petrolera, reconoció "diversos contactos con posibles interesados", aunque sin acuerdo alguno.

Mutua Madrileña, que tiene un dos por ciento de Repsol, no quiso hacer comentarios mientras que la petrolera reiteró que no está negociando con Lukoil.

La operación, que daría el control de Repsol a la segunda mayor petrolera de Rusia, era mirada con cautela por parte de los expertos, debido a que el supuesto precio al que vendería Sacyr su participación (unos 26,6 euros, según los medios) es muy superior a la actual cotización de Repsol, lo que se suma a los problemas financieros de la petrolera rusa.

Analistas de Banesto Bolsa opinaron que ven "complicada este operación por razones políticas y porque Lukoil está renegociando sus propios problemas financieros y por lo tanto la compra requeriría nuevas líneas de crédito, algo complicado en el entorno actual aunque tiene al gobierno ruso detrás".

posteriormente desmentido - de la también rusa Gazprom, provocó un amplio rechazo político por la condición casi estatal de la empresa.