Público
Público

Zapatero dice que no es responsable de la sentencia del Constitucional, pero sí de sus consecuencias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado hoy que no es ni se siente responsable de la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut, pero asume sus consecuencias políticas y se dejará la piel por recuperar la confianza entre Cataluña y el resto de España.

Zapatero ha acudido hoy por vez primera a Cataluña tras el fallo del TC, y en su intervención en el foro Tribuna Barcelona y acompañado por el presidente de la Generalitat, José Montilla, ha hecho una encendida defensa de la España plural y de las aspiraciones catalanas.

El jefe del Ejecutivo ha recalcado que no se siente responsable del fallo del Constitucional ni de su fundamentación aunque lo acata y le presta el debido apoyo institucional.

"Pero me hago cargo de sus consecuencias políticas", ha reiterado antes de señalar que los efectos jurídicos de la sentencia son muy limitados si se comparan con el recurso planteado aunque han provocado incomodidad y malestar en Cataluña.

Tras asegurar que toma nota de ello y calificar de preocupante que la derecha no sea aún capaz de asumir un proyecto integrador de la convivencia en España (ha acusado en ese momento al PP y a su líder, Mariano Rajoy, de haber pasado en este asunto de la confrontación a la inhibición) ha explicado cuál será su posición.

En ese sentido, ha reafirmado el respeto a los sentimientos de los catalanes y a calificar de legítima la defensa de la "identidad nacional" de Cataluña por creer que es compatible con la consideración constitucional de España como "la nación de todos".

Igual compatibilidad ha dicho que existe en la defensa de los símbolos nacionales y de la lengua catalana.

Ha apostado también por analizar la posibilidad de regular, por el cauce legal procedente, las cuestiones declaradas inconstitucionales y ha reiterado su compromiso de seguir desarrollando y aplicando el Estatuto.

En esa línea, ha dicho que una de sus tareas prioritarias va a ser recuperar la confianza que debe presidir las relaciones entre las instituciones para contribuir a la convivencia y "dejarse la piel" para luchar contra la desafección, sobre todo después de la manifestación del pasado 10 de julio.

Según él, no va a permitir que eso ocurra porque sería un error histórico, hará todo lo necesario para que no pase y está convencido de que, con tiempo por delante, llegará un día en que se verá lo ocurrido ahora como un mal momento que ya pasó.

"Hagamos todo lo necesario para convencer, como yo estoy convencido, de que la España más fuerte es la España plural, que la España más unida es la que reconoce la diversidad y, en particular, la diversidad de Cataluña", ha enfatizado.

Montilla, en la presentación de Zapatero, ha avalado la voluntad del jefe del Gobierno para rehacer la confianza entre Cataluña y España, pero tras recordarle que el PSC es un partido distinto al PSOE, ha avisado de que su optimismo puede minimizar el problema.

Tras dar la palabra al presidente del Gobierno, éste ha agradecido la "colaboración" de Montilla con el Ejecutivo central y ha deslizado un "aunque no te callas", que venía a remarcar el carácter reivindicativo que marca su relación institucional.

Además, ha expresado su total confianza en él y en los veinticinco diputados del PSC para recuperar la confianza "cueste lo que cueste".

Zapatero ha dicho que España necesita a Cataluña y Cataluña necesita a España y al citar sus tres grandes convicciones políticas, ha situado su apuesta por la España plural y el reconocimiento de la identidad política de Cataluña al mismo nivel que su concepción de la democracia y su lucha en favor de los más desfavorecidos.

Ha mostrado su convicción de que los problemas de Cataluña son los problemas de España, y tras recordar su defensa del Estatut desde el primer momento, ha garantizado que ese apoyo no lo ha dado en ningún momento por necesidad de votos en el Congreso, sino por convicción.

Zapatero ha señalado que, precisamente por el clima existente tras la sentencia, quizás acuda a más actos en Cataluña.

Al foro Tribuna Barcelona, que celebraba su 400 edición, han asistido, además de numerosos representantes del mundo político y económico catalán, la ministra Carme Chacón y dos consellers: Ernest Maragall y Mar Serna.