Público
Público

Zapatero defiende en el PSOE su política nuclear

Varios dirigentes piden "afinar en la explicación". El Gobierno mantendrá el cierre de la central de Santa María de Garoña (Burgos), previsto para 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La tortuosa tramitación de la Ley de Economía Sostenible (LES) concluyó el martes pasado en el Congreso con nueva polémica: el Gobierno aceptaba prorrogar la vida útil de las centrales nucleares más allá de los 40 años para los que fueron construidas. La decisión, fruto de un pacto con PP, CiU y PNV, se leyó como un quiebro en la postura del PSOE, que este negó. Ayer lunes, la carpeta nuclear ocupó parte de la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal de los socialistas. Y allí José Luis Rodríguez Zapatero recalcó que su política energética no ha variado “lo más mínimo” y que la enmienda aprobada la semana pasada no altera en nada la previsión de cierre progresivo de los reactores, relataron a Público varios dirigentes presentes en la cita.

La discusión fue suscitada por Hugo Morán, secretario de Medio Ambiente, y Jesús Caldera, responsable de Ideas y Programas. Ambos pidieron “afinar más en la explicación” de este asunto, dada la “confusión” de la semana pasada, cuando el PSOE no pudo zafarse de la acusación de cambio de criterio. Zapatero ratificó que el “compromiso del partido de cierre paulatino de las nucleares está en su programa”, que “no ha cambiado”. El presidente recordó que la promesa electoral “se ha cumplido”, pues ya se ha fijado el apagón de Santa María de Garoña (Burgos) en 2013. Y la fecha se mantendrá. La siguiente decisión sobre una central no llegará hasta 2021, cuando Almaraz I (Cáceres) cumpla 40 años.

La apuesta por los 40 años de vida útil de las centrales sigue vigente

Fuentes del PSOE insistían ayer en que la redacción original del artículo 79. 3. c) de la LES incluía la previsión de “mantener el calendario de operación de las centrales” existente, “considerando el plazo de 40 años para el que fueron diseñadas”. Pero parecía “evidente”, añadían, que esa fórmula no concitaba el consenso de la Cámara, lo que forzó el pacto de una enmienda transaccional, introducida en el pleno del Senado una semana antes de la aprobación definitiva de la ley por el Congreso. La enmienda recoge que, entre los objetivos para 2020, se halla “determinar” el nivel de participación de la nuclear en el mix energético, “de acuerdo con el calendario de operación” de los reactores y las renovaciones que sus dueños soliciten, 'teniendo en cuenta las decisiones del Consejo de Seguridad Nuclear sobre los requisitos de seguridad nuclear y protección radiológica, la evolución de la demanda, el desarrollo de nuevas tecnologías, la seguridad del suministro eléctrico, los costes de generación eléctrica y las emisiones de gases de efecto invernadero'.

“No hemos comunicado bien. Seguimos apostando por los 40 años de vida útil”, se afanaba ayer por subrayar un dirigente. “Hay que remarcar la apuesta por la sostenibilidad. España ha sido señalada por países como EEUU por su uso de las renovables”, ilustraba otro responsable.

Democracia en el Magreb

El partido hará del Plan E uno de los ejes de su campaña para las municipales

La reunión también abordó la situación en el norte de África. Como rubricó en rueda de prensa el secretario de Organización, Marcelino Iglesias, el PSOE apoya “todos los procesos democratizadores en el mundo árabe”, lo que incluye a Marruecos.

En la Ejecutiva, el eurodiputado y ex ministro de Justicia Juan Fernando López Aguilar demandó “más capacidad de previsión” y que el PSOE impulse una “reorientación” de la Internacional Socialista, una 'organización fantasmal' que hasta ahora albergaba a los partidos de los destronados presidentes de Túnez y Egipto, Zine el Abidine Ben Alí y Hosni Mubarak.

También se habló de las elecciones del 22 de mayo. Zapatero pidió a los suyos que centren su campaña en las políticas sociales y los dos planes E (2009 y 2010), que han llevado 13.000 millones a los ayuntamientos de toda España. Una prueba, indicó Iglesias, del compromiso “municipalista” del PSOE.