Público
Público

Zapatero expresa su "apoyo incondicional" al primer ministro portugués

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha expresado hoy su "apoyo incondicional" al primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, ante las "circunstancias difíciles" que atraviesa Portugal y ha reconocido que ambos países están aplicando medidas "dolorosas pero imprescindibles".

Zapatero se ha reunido hoy en el palacio de la Moncloa con Passos Coelho, del Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha, quien ha llegado a Madrid en su primera visita al exterior desde que ganó las elecciones el pasado junio.

Ambos dirigentes han destacado las buenas relaciones entre España y Portugal y han coincidido en que los dos países comparten la visión común sobre el futuro político de la UE, en la que "España y Portugal tienen mucho que ganar", ha apuntado Passos Coelho.

El jefe del Ejecutivo español ha señalado que esta visita certifica la "profunda" relación de amistad y hermandad entre ambos países y la visión común en el ámbito iberoamericano, así como la fuerte interrelación de sus economías.

Tras indicar que el principal asunto que han abordado ha sido la situación económica y financiera en la zona euro, Zapatero ha dicho que el programa en marcha en Portugal apunta signos positivos y que las medidas aplicadas en ambos países ante la crisis han sido "dolorosas pero imprescindibles".

Sobre la situación de los mercados, ha indicado que la cumbre de Bruselas, del 21 de julio, ha supuesto un "salto cualitativo" en materia de solidaridad y corresponsabilidad en Europa.

En esa reunión se acordó una nueva ayuda a Grecia valorada en casi 160.000 millones de euros, se concretó la participación de la banca privada en la misma y se dieron más poderes al fondo de rescate.

Según Zapatero, ahora el "difícil reto" está en introducir capacidad de recuperación del crecimiento y confianza en los mercados.

Por su parte, el primer ministro portugués ha destacado que su gobierno mantiene y está aplicando un programa "ambicioso", "excesivamente duro" y con un "elevado impacto".

En este sentido ha añadido que el proceso de reforma abarca importantes cambios en el mercado laboral, el sector empresarial del Estado y el proceso de privatizaciones, un asunto "importante" para el capital español y los intereses del sector empresarial español.

Para Passos Coelho, la cumbre de Bruselas del 21 de julio dejó claro que Europa ha encontrado los mecanismos para afrontar la crisis.

Sin embargo, ha confesado que hay que reforzar el mensaje de que Europa ha respondido adecuadamente y "va a poder vencer a la crisis actual.

Para ello "solo hay una formula: apostar por el crecimiento y reducir el déficit", ha dicho el dirigente portugués, quien ha agregado que para ello hay que crear un clima de confianza.

Tras señalar que siguen "con interés" el proceso de reformas en España, se ha mostrado "totalmente abierto" a hablar con el Partido Socialista portugués sobre la posibilidad de reformar la Constitución para fijar un techo de déficit.

Sin embargo, ha puntualizado que el país luso cuenta ya con una ley orgánica que limita el déficit y la deuda.

Por otra parte ha dicho que Portugal no está en condiciones para cumplir los plazos del proyecto de unir ambos países con el AVE y ha apostado por reformularlo con la UE y España.

El proyecto consiste en la construcción de la línea de alta velocidad ferroviaria entre Madrid y Lisboa en el tramo que discurre por el país luso y que forma parte de la Red Transeuropea del Transporte.

Passos Coelho, que ha almorzado en el palacio de la Moncloa, será recibido esta tarde en el palacio de la Zarzuela por el rey Juan Carlos, y para culminar su visita a Madrid tiene previsto entrevistarse con el líder del PP, Mariano Rajoy, en la embajada de Portugal.