Público
Público

Zapatero impone a los agentes la Cruz de Oro al Mérito de la Guardia Civil

Los príncipes de Asturias fueron los encargados de presidir el funeral. Zapatero y Rajoy, juntos en la capilla ardiente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jornada de luto en Mallorca. Después de que la banda terrorista ETA asesinara ayer a dos jóvenes guardias civiles, hoy la isla ha vivido algunos de sus momentos más tristes. Sobre las 9.30 horas, el presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy llegaron al Palacio de la Almudaina para visitar la capilla ardiente los dos agentes fallecidos, Diago Salva Lezaun y Carlos Sáenz de Tejada.

Posteriormente, los príncipes de Asturias fueron los encargados de presidir el funeral correspondiente. Además, para reconocer la labor de los dos agentes fallecidos, Zapatero les impuso la Cruz de Oro al Mérito de la Guardia Civil a título póstumo y el Ayuntamiento de Calvià anunció que les concederá la Medalla de Oro del municipio y que les designará calles con su nombre.

A primera hora de la mañana, Zapatero llegó a la capilla ardiente con un coche oficial. En seguida, salió a recibirle el presidente del Govern, Francesc Antich. Por su parte, Rajoy aparcó su vehículo a unos 100 metros y entró en compañía de la presidenta del partido en Baleares, Rosa Estarás. Posteriormente, acudieron familiares de los agentes fallecidos, otras personalidades políticas y los Duques de Palma de Mallorca junto con la Infanta Elena.

La capilla ardiente permaneció abierta hasta las 12.30 horas, momento en el que los cuerpos fueron trasladados a la Catedral de Palma, donde, abarrotada de gente, el arzobispo castrense, monseñor Juan del Río Martín, ofició un funeral presidido por los Príncipes de Asturias, Don Felipe y Doña Letizia, y otros miembros de la Casa Real, que posteriormente dieron el pésame a los familiares de los fallecidos.

Asimismo, a las exequias acudieron numerosos políticos como el presidente de la Comunidad Autónoma, Francesc Antich, el delegado del Gobierno, Ramón Socias, la presidenta del Consell de Mallorca, Francisca Armengol, la del Parlament balear, Maria Antònia Munar, y la alcaldesa de Palma, Aina Calvo, entre otros muchos cargos públicos. A éstos, aún cabe sumar la participación en el acto del ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y del lehendakari Patxi López.


Durante este funeral, el arzobispo castrense destacó que la 'muerte prematura, en plena lozania de juventud, no es un castigo, sino todo lo contrario' y, además, recordó a los miembros de la Guardia Civil y a sus familiares que 'no están solos' y que 'no tengan miedo'. Tras concluir los oficios, los féretros y las autoridades salieron por la puerta principal de la Catedral palmesana entre 'vivas' y aplausos a la Benemérita.

Mientras, las coronas de flores quedaron apoyadas contra la fachada del Palau de la Almudaina, donde se celebró el velatorio por las víctimas del atentado terrorista. A continuación, los restos mortales de Carlos Sáenz de Tejada, de 28 años, fueron trasladados a su Burgos natal, mientras que Diego Salvá Lezaun, de 27 años, natural de Pamplona pero residente en Mallorca desde hace varios años, fue enterrado en la isla.

Pero estas ovaciones no sólo se han vivido en el funeral. El presidente del Gobierno decidió hoy imponer la Cruz de Oro al Mérito de la Guardia Civil a título póstumo, la más alta distinción del instituto armado, a los dos guardias civiles asesinados en el último atentado de la banda terrorista ETA.

Pero no será el único honor que recibirán Sáenz de Tejada y Salvá Lezaun. El Ayuntamiento de Calvià (Mallorca) aprobó durante la mañana de hoy, en sesión plenaria extraordinaria y por unanimidad de todos los grupos políticos municipales, iniciar los trámites oportunos para conceder, también a título póstumo, a los dos la Medalla de Oro de la localidad así como designar dos calles del municipio con sus nombres, algo que también hará el Ayuntamiento de Palma.

En dicha sesión también se aprobó una moción conjunta presentada por PP, PSOE y UM, en la que se expresaba la 'más absoluta condena por el brutal atentado' y trasmitió el más sentido pésame a los familiares, amigos y vecinos de los fallecidos. Asimismo, el texto trasladó el apoyo y agradecimiento a la Guardia Civil y al resto de los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Además, el Ayuntamiento declaró tres días de luto, que comienzan hoy, durante los cuales las banderas de todos los edificios municipales ondearán a media asta. Asimismo, se han suspendido los diversos actos oficiales previstos para estos tres días en todo el territorio municipal.