Público
Público

Zapatero ofrece su apoyo "directo y personal" para lograr un futuro "de trabajo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jefe del Ejecutivo y candidato del PSOE a la reelección, José Luis Rodríguez Zapatero, ha ofrecido hoy a los empleados de Renault España su apoyo "directo y personal" para lograr un futuro "de trabajo", basado en "nuevas inversiones" para incentivar la fabricación de nuevos modelos de vehículos.

Tras recorrer las instalaciones de la factoría de Renault en Valladolid, acompañado por presidente de la compañía en España, Juan Antonio Fernández de Sevilla, Zapatero ha pronunciado un discurso ante un grupo de trabajadores del departamento de Motores, ante los que se ha mostrado convencido de que se superarán los problemas relacionados con la comercialización del modelo "Modus" con el lanzamiento del "Grand Modus".

Zapatero se ha comprometido a apostar por la mejora de la competitividad y la productividad y, en concreto, a apoyar con "nuevas inversiones" la adjudicación de nuevos modelos para las plantas españolas.

El presidente del Gobierno Zapatero ha recorrido el taller de motores y la cadena de montaje del "Grand Modus" junto a los directivos de Renault, ha conversado con los trabajadores, que incluso le han pedido algún autógrafo, y ha arrancado uno de los nuevos vehículos.

Como candidato, ha estado acompañado del cabeza de lista del PSOE al Congreso por Valladolid, Jesús Quijano, y ha sido presentado a los trabajadores por un elogioso Manuel Fernández "Lito", secretario general de la Federación del Metal de UGT.

Los periodistas sólo han podido seguir la visita a través de un circuito cerrado de televisión instalado por el PSOE, en el que se ha podido ver al presidente de Renault España explicar a Zapatero la situación de la planta y las esperanzas que tienen puestas en el nuevo modelo de "Modus".

Según ha apuntado Fernández Sevilla, la mano de obra supone el 10 por ciento de los costes de producción y una de sus preocupaciones actuales es el absentismo -400 personas al día-, un problema que, según le ha dicho Zapatero, abordó ayer con sindicatos y patronal en la Moncloa.

El líder socialista ha tenido palabras de especial apoyo a la factoría porque, ha dicho, sabe lo que representa para Castilla y León, y los problemas que ha tenido.

Zapatero ha apuntado que el sector industrial y del automóvil, "clave" para el país, necesita ganar en competitividad y aumentar la productividad, lo que exige mejorar las infraestructuras de distribución y la formación profesional.

En opinión del jefe del Ejecutivo, "la única manera de mejorar salarios que tiene España para su futuro inmediato es mejorar productividad".

Zapatero ha explicado a los trabajadores la situación económica que, tras cuatro años de crecimiento "fuerte", como consecuencia de los problemas financieros estadounidenses y del aumento del precio del petróleo, experimenta una desaceleración.

No obstante, a su juicio, y "a pesar de lo mal que ha resultado la economía norteamericana por una gestión muy mala que ha contagiado a Europa", la economía española está "fuerte".

Ha reconocido que se crecerá menos y se creará menos empleo, pero ha recordado también que las arcas públicas tienen ahorrados 70.000 millones de euros para potenciar las infraestructuras, apoyar al sector de la construcción y mantener las políticas sociales.

El objetivo del Gobierno es que la desaceleración "no afecte a la economía, afecte poco al empleo" y que se desarrollen más políticas sociales, todo ello a través del diálogo.