Público
Público

Zapatero: "Es un paréntesis, un paréntesis muy duro, pero un paréntesis... Saldremos de ésta"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, lanza un mensaje de optimismo en una comparecencia televisiva con los ciudadanos que estuvo centrada en la situación económica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No está el horno para preguntas trampa que no pasan de ser anecdóticas, como el precio de un café. La preocupación por la crisis económica y el paro galopante fueron, como era de prever, el plato principal –y casi único– de la segunda comparecencia del presidente del Gobierno en el programa 'Tengo una pregunta para usted', de TVE.

Arrancó el interrogatorio ciudadano, conducido de nuevo por Lorenzo Milá, con la pregunta de un electricista navarro que fue directamente al grano: el 'drama humano' del paro y la contradicción entre el pronóstico gubernamental de una desaceleración suave y la realidad de la recesión, que reaparecieron a lo largo del programa por boca de otros ciudadanos.

'Pude equivocarme, pero yo no engañé', respondió ante el acoso José Luis Rodríguez Zapatero. 'Si algo me quita el sueño, son las personas que pierden el empleo', aseguró. Tras reconocer que 'la crisis está provocando mayor pérdida de empleo que en otros países', defendió como receta para la recuperación una actitud de 'confianza en lo que somos como país' y de 'compromiso colectivo'.

En ese compromiso atribuyó una responsabilidad especial a los que tienen empleo estable, para mantener el consumo, 'porque la economía no es sólo dinero, es también un estado de ánimo'; y a los empresarios, altos ejecutivos y en general a 'los más poderosos', a los que dijo que 'no es momento de grandes beneficios' ni de retribuciones desmesuradas.

También fue repetitivo el recuerdo de que 'prometió el pleno empleo' y ahora el paro supera los tres millones, pregunta que estuvo trufada por la consideración de que debía destituir a sus '600 asesores'. Además de puntualizar que sólo son 77, Zapatero aclaró que 'no prometí el pleno empleo', sino que 'dije que era el objetivo del Gobierno', y sostuvo que la crisis actual era algo que 'nadie podía anticipar ni prever'. Como prueba, esgrimió que el PP prometió crear 2,2 millones de empleos.

El presidente reivindicó que tan malo no debe ser su equipo cuando 'en la legislatura pasada llegamos a crear 2,7 millones de empleos', para concluir con un mensaje de optimismo moderado: 'Esta crisis finalizará. Es un paréntesis, duro y difícil, pero un paréntesis'.

Sin nuevos anuncios hubo quien, como una mujer en paro, dijo que no había acudido al programa con una pregunta, 'pero espero que usted sí tenga una respuesta para mí'. Zapatero no anunció nuevas medidas y dedicó la mayor parte de sus respuestas a intentar explicar las adoptadas, que parecieron insuficientes a los entrevistadores a tenor de la insistencia en sus requerimientos. Indicó que hay 1,4 millones de personas que reciben la prestación por desempleo y otras 800.000 que tienen otros subsidios.

Hubo también una inquietud reiterada por el destino de las ayudas a los bancos. Zapatero aclaró que 'no les hemos regalado nada, no les hemos dado ni un euro', sino 'respaldo financiero” para “garantizar el ahorro de los ciudadanos y evitar que quiebren'. 'Estoy apremiando a los bancos y los voy a apremiar para que den créditos', insistió. 

Uno de los momentos más tensos fue cuando un joven tachó de 'hipócrita' que el Gobierno haga bandera de la Alianza de Civilizaciones, mientras que 'vendemos armas a países que no respetan los derechos humanos', con mención expresa a Israel. 'Es absolutamente insignificante el volumen de ventas para lo que es la industria de armamento. No debe llegar al millón de euros', respondió Zapatero. El joven volvió a la carga: '¿Cuántos civiles palestinos habrán matado nuestras armas?' 'Nuestro armamento no se ha utilizado para eso', respondió tajante el presidente.

Zapatero confirmó, por otra parte, que 'no tenemos previsto hacer una regulación de la eutanasia en esta legislatura'. También que, por el contrario, sí tiene intención de reformar la ley del aborto: 'Vamos a hacer, con toda probabilidad, una modificación en esta legislatura. Habrá una reforma para mejorarla, garantizar mejor los derechos de la mujer y homologarnos a las leyes de otros países europeos'.

A este respecto, subrayó la necesidad de combatir también los embarazos no deseados, 'que presentan cifras cada vez más preocupantes'.

Ante la censura de uno de los invitados por lo que consideró una actitud débil del Gobierno en defensa del laicismo, señaló que 'la Conferencia Episcopal a veces ha dicho cosas duras y el Gobierno ha aguantado y ha hecho leyes que han criticado durísimamente, como la ley del matrimonio homosexual'. Zapatero aseguró que no se le ha pasado por la cabeza dimitir: 'Tengo un mandato y mi responsabilidad, máxime en situación de grave crisis económica, es estar al frente y dar la cara, como estoy intentado hoy'.

Cuando tocó hablar de los jueces y de la situación de la Justicia, Zapatero reconoció que la situación no es buena. 'No me duelen prendas en reconocerlo', dijo el presidente con gesto grave. 

Fue una de las últimas de las 40 preguntas que le lanzaron los ciudadanos en una hora y media muy intensa en la que Zapatero se esforzó por mostrar su lado más amable.