Público
Público

Zapatero pide al G-20 un "plan global de crecimiento"

El Gobierno lamenta que el BCE no tenga un papel más activo en la crisis de deuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El miedo a una 'recesión suave' que el flamante presidente del Banco Central Europeo pronosticó este jueves ha calado en el G-20. Las advertencias de Mario Draghi, que anunció una rebaja de tipos de interés por la parálisis de la economía hacia la que se encamina Europa 'a finales de año' tuvieron una contestación desde Cannes, donde se reúne el foro de países emergentes e industrializados.

En una sesión consagrada a la situación de la economía global, el presidente del Gobierno pidió 'un plan global de crecimiento' para reactivar el motor que genere prosperidad y puestos de trabajo. Según fuentes del Ejectuvo español, José Luis Rodríguez Zapatero tomó la palabra en la reunión a puerta cerrada para 'defender las reformas, los ajustes, la consolidación fiscal', pero a continuación defendió 'que es necesario un estímulo'.

Según él, la responsabilidad debe recaer en los países con más margen, especialmente los que tienen superávit comercial. Dentro de la zona del euro se trata de Alemania, a cuyo consumo interno encomiendan sus socios su crecimiento. Fuera de la moneda única, los países emergentes, especialmente China, Brasil y otros latinoamericanos deben fomentar el consumo para compensar el esfuerzo de consolidación fiscal al que se ven sometidos otros países por la presión de los mercados financieros, como España.

El presidente intervino en el plenario tras David Cameron, el primer ministro británico. 'Eso le dio pie a explicar las razones de lo que está sucediendo' en los mercados de deuda, según un portavoz español. Según Zapatero, el Reino Unido 'cuenta con la posibilidad de que el Banco de Inglaterra compre deuda pública', algo que el BCE sólo hace 'en casos excepcionales' y de extrema tensión. De hecho, según recordó el jefe del Ejecutivo, la institución monetaria inglesa atesora 'el 20% de la deuda británica', un volumen mucho mayor que el de España y que mantiene a los especuladores más calmados.

El presidente del Gobierno ha conversado durante la cumbre con Ban Ki Moon, el secretario general de la ONU, el presidente de Mexico, Felipe Calderón y brevemente con Barack Obama, con quien intercambió un 'afectuosos saludo', según uno de los colaboradores del jefe del Ejecutivo. 'Con algunos habla de los temas de la cumbre y otros aprovechan para despedirse', reconocían las mismas fuentes.

Por la mañana, Zapatero informó a Cameron de los resultados del encuentro de los países de la eurozona en el que estuvieron también Nicolas Sarkozy, Angela Merkel y Silvio Berlusconi.

'Es necesario que haya un acuerdo entre las dos principales fuerzas políticas' en Grecia, sostiene el Gobierno. Sólo así, Grecia podrá salir de la crisis y despejar la incertidumbre sembrada por el anuncio de referéndum sobre el rescate anunciado por Yorgos Papandreu, el primer ministro. 'El G-20 tiene que dar un mensaje de esperanza a Grecia, de alivio', pidió Zapatero a sus socios.