Público
Público

Zapatero pide prudencia con el secuestro de los cooperantes

El presidente español lanza un mensaje de "tranquilidad y razonable confianza" sobre las gestiones para su liberación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los cooperantes catalanes secuestrados en Mauritania. EFE


El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, lanzó hoy un mensaje de 'tranquilidad y razonable confianza' sobre las gestiones para liberar a los tres cooperantes catalanes secuestrados en Mauritania, pero subrayó que la situación es 'delicada' y volvió a pedir prudencia. En la rueda de prensa con la que concluyó la reunión extraordinaria de los veintisiete líderes europeos en Bruselas, Zapatero señaló que había sido informado de las noticias sobre un vídeo en el que aparecen los retenidos por el grupo Al Qaeda en el Magreb Islámico.

Garantizó que el Ejecutivo sigue trabajando 'intensamente con todos los medios a su alcance' para ver 'pronto' la liberación de los tres españoles, pero 'debemos ser prudentes, máxime en estos momentos'. Pese a que recalcó que la situación es 'delicada', quiso lanzar 'un mensaje de tranquilidad y de razonable confianza, aunque siempre estamos en un terreno difícil de gestionar'.

Los tres españoles, miembros de la ONG Barcelona Acció Solidària, fueron secuestrados el 29 de noviembre en la muy frecuentada carretera costera de Nuadhibu-Nuakchott, a 170 km al norte de la capital mauritana, cuando circulaban en el último vehículo de un convoy que llevaba ayuda humanitaria a África del Oeste. 


Un negociador del gobierno malí aportó un vídeo como 'nueva prueba de vida' de los cooperantes españoles secuestrados por Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), según uno de los mediadores que intentan obtener su liberación. En la cinta, visionada el jueves por el corresponsal de AFP en Bamako, aparecen dos hombres y una mujer sentados en un lugar que parece el desierto.

'Se trata efectivamente de los españoles', se limitó a explicar uno de los negociadores, en referencia a Alicia Gámez de 35 años, Albert Vilalta también de 35 y Roque Pascual de 50 años, trasladados al norte de Mali tras su secuestro, donde están retenidos desde entonces. Detrás de los rehenes, aparecenvarios hombres con turbantes, armados con kalashnikov, de pie con unas inscripciones en árabe.