Público
Público

Zapatero se planta y no subirá más su última oferta sobre financiación

Una reunión ayer entre Salgado y Castells acerca más a la Generalitat a una respuesta positiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A medida que pasan las horas, el complejo mapa de la financiación se aclara. Sin olvidar el 15 de julio, que José Luis Rodríguez Zapatero fijó como límite para el acuerdo, el Gobierno parece ver la luz al final del túnel y, como mínimo, tiene claras las líneas rojas. Para el Ministerio de Economía, el único escollo real es Catalunya. Ayer por la tarde se produjo una reunión en Madrid que puede allanar definitivamente el camino entre la vicepresidenta Elena Salgado y el conseller de Economia, Antoni Castells, porque las posiciones se acercaron de forma casi definitiva, según ha podido saber Público.

Ahora la pelota está en el tejado del tripartito que, pese al acercamiento, seguía reticente a la oferta del Gobierno. Salgado ofreció más de 3.000 millones adicionales por año a Catalunya, resultantes del modelo a pleno rendimiento y de incrementar la aportación estatal para Mossos y cárceles. Pero ERC lo desechó y, haciendo valer el pacto de hierro del Govern para ir todos a una, arrastró a José Montilla e ICV.

El Gobierno de Zapatero no ofrecerá más. 'Los 3.800 que exige ERC son imposible e inasumibles para el resto', zanjan fuentes de Economía. Así pues, la oferta, sobre la que Montilla deberá decidir este fin de semana y que Castells (PSC) admitió ayer que les acerca al sí, no subirá.

Si el Gobierno central no cede, deberá hacerlo ERC, aunque tampoco parece dispuesta a ello, tal y como trasladó Joan Puigcercós al president. La pelota, endemoniada, está en el tejado del PSC. Debe decidir si da el sí a Zapatero al margen de ERC y rompe el Govern o se enroca con sus socios.

Pero no sólo hay tensión en el PSC. También en una ERC temerosa de repetir la secuencia del Estatut. Puigcercós podría ser flexible con los 3.800 millones (calculados con un rendimiento tributario superior al actual), pero no con incluir en la cifra final partidas al margen del modelo o postergar su pleno rendimiento de los tres años que marca el Estatut a cinco. También es irrenunciable para él, y para Castells, que en recursos por habitante sobre una media estatal de 100, Catalunya pase del 94 actual a 105.

Salgado garantiza no hacer un sistema 'sólo para Catalunya', cosa que se temía en algunos ámbitos socialistas. La preocupación añadida es si las comunidades del PP darán el sí. Fuentes consultadas por Público vaticinan que podrían abstenerse en el Consejo de Política Fiscal, dado que si rechazan el modelo seguirán financiándose con el actual, que contempla menos recursos.

La otra cara de la moneda es Andalucía, que insiste en la igualdad y la población como principio rector. A su entender, sirven para satisfacer a todas las comunidades, también a las ahora perjudicadas.

'La semana pasada Andalucía estaba muy cabreada al ver que corría el riesgo de quedar con una financiación por debajo o muy por debajo de la actual'. Así admitía una fuente conocedora de las negociaciones los problemas en el PSOE para cuadrar las cuentas de cada comunidad. Precisaba que el horizonte andaluz se aclaró sustancialmente tras el encuentro del martes entre su consejera de Economía y el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, donde se habrían 'recompuesto' las cosas.