Público
Público

Zapatero reprocha a los obispos de que hablen de diálogo con ETA y no lo hicieran en 2004

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dicho hoy que siempre está abierta la posibilidad de renegociar los acuerdos con la Iglesia y ha reprochado a los obispos que aludan ahora a la negociación con ETA y no lo hicieran ante los comicios de 2004 después de que hubiera otro proceso de diálogo.

Zapatero ha sido preguntado por este asunto en el coloquio posterior a su intervención en el Foro KPMG-Europa Press, donde ha defendido el diálogo con la Iglesia aunque ha advertido de que deberá fundamentarse en un mayor respeto al Ejecutivo por parte de las autoridades eclesiásticas.

Ante la cuestión concreta de si piensa renegociar los acuerdos entre el Estado y la Santa Sede, ha contestado que "es evidente que esa posibilidad siempre está abierta".

"Pero siempre que se abra será para hacerlo con diálogo y con consenso", ha señalado antes de recordar que en los últimos tiempos ha habido "algunas cosas" provenientes de determinados cardenales y obispos que no deberían haber ocurrido, y se ha referido en concreto a la nota de la Conferencia Episcopal previa a las elecciones.

En esa nota ha dicho que hay partes que no puede asumir y que tiene que contestar, momento en el que ha recordado que también las notas que se hicieron públicas antes de los comicios de 2000 y 2004 hacían alguna mención al terrorismo, "pero de otra manera" y limitándose a condenar esta lacra.

"Es la primera vez que en una nota de la Conferencia Episcopal antes de las elecciones se hace una reflexión general sobre la legitimidad o no del diálogo; por tanto -ha proseguido-, las cosas en su sitio".

Ha recordado que antes de los comicios de 2000 y 2004 hubo que lamentar muchos más asesinatos de ETA, y, además, había habido en la etapa del primer Gobierno de José María Aznar un diálogo con la banda terrorista, y los obispos no hicieron entonces ninguna alusión a este asunto.

"Esta es la diferencia, y no me parece nada adecuado", ha añadido Zapatero, quien tras discrepar "de forma contundente" con la actitud de los obispos en relación con la asignatura de Educación para la Ciudadanía, ha subrayado que él no se calla, pero tampoco se enfada.

Por ello, ha reiterado su disposición al diálogo, aunque ha advertido de que tendrá que fundamentarse en un mayor respeto a quien encarna la voluntad popular, de la misma forma que él respeta a la Conferencia Episcopal.

Ante la posibilidad de que la nota de los obispos pueda ser beneficiosa electoralmente para el PSOE, por activar el voto progresista, Zapatero ha subrayado que, en cualquier caso, habría preferido que ese comunicado no hubiera existido.

También le habría gustado que en el acto en defensa de la familia convocado en Madrid el pasado mes de diciembre no se hubieran dicho cosas por parte de algunos obispos como que determinadas leyes aprobadas en esta legislatura ponen en riesgo la democracia.