Público
Público

Zapatero ve inevitable subir la edad de jubilación

El presidente lanza un mensaje a la comunidad internacional con un compromiso firme para reformar las pensiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pensiones, formación y responsabilidad. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, manejó ayer un lenguaje contundente para intentar convencer, o reafirmar, a la comunidad internacional de su compromiso con las reformas en el ámbito del mercado laboral y de las pensiones. En su participación en una conferencia extraordinaria en Oslo sobre empleo, auspiciada por el FMI y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la reforma de las pensiones fue el punto en el que el presidente se mostró más inflexible y ante el que apeló incluso a su responsabilidad personal como dirigente. 'Si un gobernante sabe, con los datos de que dispone, que dentro de 15 o 20 años nuestro sistema de pensiones, columna de la protección social de la cohesión social, puede tener problemas, hay que actuar. Y vamos a actuar'.

En este sentido, Zapatero se mostró determinado a continuar adelante con la propuesta de elevar la edad de jubilación hasta los 67 años. 'Debemos dar una respuesta, dar el tiempo de trabajo suficiente y el tiempo de vida laboral suficiente para que los que se vayan a jubilar dentro de diez años tengan, sin problemas, una buena pensión', aseguró el presidente del Gobierno en referencia también al periodo de cotización necesario para calcular una pensión. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ya expresó su parecer de que subir el periodo de cálculo de 15 a 20 años es una propuesta 'razonable'.

El Ejecutivo quiere que la reforma de pensiones opere en 2011

Zapatero recordó durante una rueda de prensa que es la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo la encargada de elaborar 'un informe' con las recomendaciones sobre pensiones 'para que el Gobierno elabore un proyecto de ley' que luego debe ser aprobado por el Parlamento. Por primera vez, Zapatero se mostró más permisivo ante la posibilidad de que la reforma de las pensiones no se haga con la plena conformidad del resto de las agrupaciones políticas. 'Esperamos que tenga el máximo consenso posible e irá en la dirección que hemos anunciado', dijo el presidente, que también reconoció que la 'voluntad' del Ejecutivo era remitir el proyecto de ley a las Cortes antes de fin de año para que los cambios arranquen en 2011.

Por ahora, la reforma de las pensiones es la única de las políticas aconsejadas por los organismos internacionales y por Bruselas que aún no se ha hecho ley. El resto, como los ajustes presupuestarios o la reforma laboral, ya han visto la luz y fueron defendidas por el presidente durante su estancia en Oslo.

El mandatario español debatió en directo sobre la crisis de empleo con unos compañeros de mesa con los que se encuentra muy cómodo ideológicamente, como Dominique Strauss-Kahn, (director gerente del Fondo Monetario Internacional) o el primer ministro griego, Yorgos Papandreu. Ambos son socialistas Papandreu tiene una relación especialmente cercana con Zapatero pero, paradójicamente, han conducido al presidente español, directa o indirectamente, como en el caso de Grecia, a tomar algunas de las medidas más duras en materia de ajuste social. El presidente español se deshizo en elogios por la buena gestión que los dos han llevado a cabo en sus respectivas tareas durante la crisis e incluso alabó a Strauss-Kahn por haber alejado la imagen de que el FMI es algo 'terrorífico'.

Zapatero considera que un parado que se forma 'trabaja para el país'

Durante el debate, Zapatero tuvo la oportunidad de defender su recién aprobada reforma laboral que cree dará frutos 'en unos meses', en cuanto los empresarios españoles desentrañen la nueva legislación laboral. En este sentido, y haciendo gala de su ya conocido optimismo, Zapatero aseguró que espera que se vuelva a tasas 'moderadas' de creación de empleo en el primer trimestre del próximo año.

El presidente cree que los nuevos empleos tendrán más posibilidades de ser indefinidos gracias a la reforma laboral en marcha, lo cual reducirá 'la precarización'. En este sentido, el presidente ve en la formación el nuevo reto a conseguir en el mercado de trabajo español. 'Vamos a hacer una reforma de políticas activas de empleo en colaboración con el FMI y la OIT', anunció Zapatero.

El presidente quiso remarcar la importancia de la formación entre los parados al asegurar que 'una persona que se está formando, está trabajando para un país'. En esta nueva 'óptica' del desempleo, Zapatero aseguró que aspira a que cada parado tenga una formación específica.

El comisario de Economía de la UE defendió ayer la reforma laboral y la de las pensiones en España, definiéndolas como 'serias' y muy sustanciales. 'Apoyamos al Gobierno español en estos esfuerzos', aseguró Olli Rehn. Según el comisario, el Gobierno está tomando las medidas adecuadas, empezando por 'el compromiso para intensificar la consolidación fiscal'. Rehn aseguró que el recorte del déficit y las medidas estructurales ayudarán a España a contrarrestar los efectos de la 'burbuja inmobiliaria', que mantienen al país en la parte baja de la tabla del crecimiento de los grandes de la UE. El apoyo de Bruselas se suma al expresado en varias ocasiones por el Eurogrupo y los ministros de Economía de los 27, que previamente habían pedido al Gobierno las reformas.