Público
Público

Zapatero y Berlusconi apuestan por fortalecer el Gobierno económico de la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, apostaron hoy por reforzar el gobierno económico de la Unión Europea (UE) para fortalecer así al euro frente los ataques especulativos internacionales.

En una rueda de prensa conjunta en Roma tras la reunión que ambos mandatarios mantuvieron, Zapatero resaltó la importancia de "construir" en las próximas semanas la "parte del edificio" que le falta a la UE, tema clave de cara al Consejo Europeo de Bruselas del próximo 17 de junio.

"La zona euro y la UE necesitan fortalecer su gobierno económico común. No hay una salida nacional para la fortaleza del euro y de nuestras economías. Hay, ante todo, una salida europea", dijo Zapatero.

"Tenemos por delante en las próximas semanas y el próximo Consejo Europeo retos de gran magnitud, que es construir la parte del edificio que nos falta para esa política coordinada y para tener instrumentos preventivos de desequilibrio macroeconómico", añadió.

En el encuentro que ambos mandatarios mantuvieron hoy en la capital italiana se habló, sobre todo, de los problemas económicos que afectan a los países de la UE, pero también de los particulares que atañen a sus respectivos Estados, así como de la colaboración que Italia y España mantienen en misiones internacionales como la de Líbano.

Según el presidente español, dos son las conclusiones que salen del encuentro con Berlusconi: el refuerzo del gobierno económico comunitario y una defensa "firme" del euro, moneda que, dijo, comparten algunos países con un gran potencial "económico, tecnológico y humano".

Zapatero, a quien Berlusconi despidió con el apelativo de "santo" por haber recibido la bendición del papa Benedicto XVI en la audiencia privada de este jueves, informó además de que en la reunión con el jefe del Ejecutivo italiano se habló de las medidas de ahorro presupuestario que ambos han puesto en marcha.

"Comparto con el primer ministro italiano el mensaje de confianza, a pesar de las dificultades que nos piden. La contención del gasto, el esfuerzo de hoy, la reducción del gasto de hoy, el sacrificio que pedimos a los ciudadanos, es la prosperidad de mañana, es la garantía de nuestra prosperidad", dijo Zapatero.+

Manifestó además que existe un "pleno entendimiento" con Italia en las misiones internacionales que desarrollan en el exterior.

"Saben que España e Italia son dos países con una gran relación y tienen dos gobiernos con una gran relación. Eso es extraordinariamente positivo para el desarrollo económico de España e Italia y para hacer frente a la crisis económica que vivimos ahora en una tercera fase", apuntó Zapatero.

Por su parte, Berlusconi destacó la "amistad" que le une a Zapatero "desde hace varios años", que también se traslada a la relación entre las empresas italianas y españolas y que seguirá produciendo un intercambio comercial "muy positivo".

Berlusconi, quien dejó a Zapatero solo ante los medios a la hora de afrontar las preguntas de la prensa tras realizar una declaración conjunta, dijo que España está "en manos seguras" y que Italia mira "con confianza" a España.

En las cumbres, Zapatero "hace siempre intervenciones de mucho calado y muy consideradas por otros lideres europeos", comentó el primer ministro italiano.

La visita de Zapatero a Roma, que se produjo después de fracasar esta madrugada las negociaciones entre sindicatos y empresarios españoles para intentar llegar a un acuerdo sobre la reforma laboral en España, tuvo dos actos de relevancia: la primera en Vaticano, donde fue recibido por Benedicto XVI, y la segunda en la Presidencia del Gobierno italiano, Palacio Chigi.

En esta segunda parte de su viaje, el presidente del Ejecutivo español apeló a la responsabilidad de los partidos políticos de España para conseguir la mayoría necesaria en el Parlamento que posibilite la aprobación de la reforma laboral que prepara su Ejecutivo.

"Queremos un modelo en el que la contratación indefinida sea la norma frente contratación temporal. Queremos reducir el esfuerzo en el coste del despido, sin que los trabajadores pierdan derechos y queremos hacer un cambio en la flexibilidad interna de la empresa", dijo Zapatero.