Público
Público

Zapatero y Bush sólo mantendrán un encuentro "informal" en la Cumbre de la OTAN

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno opina que la Cumbre de la OTAN, que comienza mañana, "no es el marco" para una reunión entre José Luis Rodríguez Zapatero y George Bush, aunque ambos mantendrán un encuentro "informal" en Bucarest, donde España reafirmará su compromiso con Afganistán sin aumentar las tropas.

El presidente del Gobierno, acompañado de los ministros de Defensa, José Antonio Alonso, y de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, viajará mañana a la capital de Rumanía para participar en la Cumbre de la Alianza Atlántica, la mayor en la historia de esta organización.

Precisamente por ello, porque asistirán más de 60 jefes de Estado y de Gobierno y porque Zapatero sólo estará en Bucarest "unas horas" -el miércoles por la tarde y el jueves-, no está previsto en la agenda el anunciado encuentro con el presidente estadounidense, según fuentes del Ejecutivo.

Bush y Zapatero quedaron en verse y "charlar" durante la Cumbre cuando el primero llamó al líder del PSOE el pasado 14 de marzo para felicitarle por su victoria electoral.

No obstante, según Moncloa, ninguna de las dos partes ha solicitado ni ha planteado una entrevista formal.

En un encuentro con los medios de comunicación, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, consideró que, "por sentido común", la Cumbre "no es el marco más adecuado" para ese tipo de reunión.

Zapatero no tiene ninguna reunión bilateral prevista en su agenda, aunque mantendrá "numerosos contactos informales" con los máximos responsables de Rumanía, Ucrania, Australia o Polonia, así como con el presidente ruso Vladimir Putin, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Afganistán centrará buena parte de la Cumbre y España ratificará su compromiso con la seguridad y la reconstrucción del país, aunque no anunciará ningún incremento en el número de efectivos.

No obstante, León precisó que no se trata de una "posición dogmática cerrada" y que el Gobierno -ahora en funciones- podría replantease su contribución en el futuro.

León recordó el "altísimo precio" en vidas humanas que ha pagado España en Afganistán y destacó el "nada desdeñable" número de soldados en el país -cerca de 800 personas-, por lo que confió en que los aliados entiendan la posición española.

El Gobierno de Zapatero firmará la declaración sobre el plan estratégico de carácter político y militar que aprobará la OTAN y apostará por la "afganización" de la misión, con el objetivo de formar al ejercito y a la policía del país para que se hagan cargo de la seguridad.

Sobre Kosovo, otro de los puntos calientes de la Cumbre de Bucarest, Zapatero apostará por mantener la presencia española en la misión KFOR de la OTAN -bajo mandato de la ONU-, siempre dentro de "la más exquisita neutralidad e imparcialidad" en cuando al estatus de la región balcánica.

De este modo, en opinión del Ejecutivo, nada impide que España, que no ha reconocido la independencia de Kosovo, tenga en torno a 600 militares desplegados en la zona.

El Gobierno abogará también por la ampliación de la Alianza Atlántica a Croacia, Albania y Macedonia -aunque reconoce que las reticencias de Grecia a la entrada de este último país no son "banales"- y matizará su apoyo a que se avance en el proceso de integración de Ucrania y Georgia.

Zapatero participará mañana en la cena que ofrecerá el presidente rumano, Traian Basescu, a los jefes de Estado y de Gobierno y el jueves asistirá a la reunión del Consejo Atlántico y a la específica sobre Afganistán, que contará con la presencia de Ban Ki-moon y del presidente afgano, Hamid Karzai.

A pesar de que la Cumbre se prolongará el viernes, con la reunión OTAN-Rusia, el presidente del Gobierno y el ministro de Defensa volverán a Madrid el jueves por la noche.