Público
Público

Zapatero y Herrera acuerdan impulsar la aprobación del Estatuto para antes del fin de la legislatura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Madrid, 18 sep (EFE).- El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el jefe del Ejecutivo de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, se comprometieron hoy a impulsar el final de la tramitación en las Cortes Generales del nuevo Estatuto de la comunidad, que podría aprobarse en el Senado en noviembre.

Herrera, en rueda de prensa tras entrevistarse con Zapatero en el Palacio de la Moncloa, afirmó que este "acuerdo" contempla el compromiso de mantener el "espíritu y la letra" del texto aprobado por el Parlamento autonómico, así como de presentar enmiendas "consensuadas" y de carácter técnico que "mejoren el texto".

Además, durante esta cita Herrera pidió al Gobierno que le permita destinar el 0,25 por ciento del PIB de superávit que debe tener la comunidad, es decir 140 millones de euros, a proyectos de I+D+i y a cuestiones relacionadas con la sociedad digital del conocimiento.

Después de esta entrevista, la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, se mostró convencida de que el Ministerio de Economía podría aceptar esta petición cuando la Junta formalice su propuesta.

Salgado también ratificó el compromiso de Rodríguez Zapatero de que a través del grupo parlamentario socialista potenciará la aprobación definitiva del nuevo Estatuto "antes de que finalice este año" y "con el máximo consenso".

En este sentido, el presidente autonómico destacó la importancia de aprobar el texto antes de que acabe la legislatura porque permitirá desarrollar "nuevos instrumentos de cooperación con el Gobierno de la Nación", así como "planes de convergencia interior" para corregir "desequilibrios dentro de la propia comunidad".

Herrera trasladó también a Zapatero la necesidad de reformar el modelo de financiación autonómica de manera consensuada y "multilateral" y que contemple la solidaridad como una prioridad.

Preguntado por el acuerdo entre el Gobierno y la Generalitat catalana en torno a la inversión del Estado en la comunidad, Herrera rechazó una propuesta similar para Castilla y León al considerar que no es solidario determinar las partidas a las autonomías en función de la renta o por el peso de la población.

Precisó que los presupuestos deben tener una función de reequilibrio y corrección de desigualdades, por lo que hay que considerar otros factores como la dispersión o el envejecimiento de la población.

Asimismo, Herrera reclamó un mayor esfuerzo inversor al presidente en la comunidad, a lo que Salgado recordó que este año el Gobierno ha aumentado la cantidad presupuestada en Castilla y León un 9,3 por ciento respecto a 2006 y apuntó que la inversión por habitante es un 13 por ciento más elevada que durante el Gobierno del PP.

En la reunión Zapatero afirmó que el 22 de diciembre Madrid y Valladolid estarán unidas por AVE en 55 minutos y Herrera solicitó que ese día el presidente concrete los plazos de ejecución de líneas de alta velocidad para el resto de las capitales de provincia.

Además de partidas para el AVE en los próximos presupuestos generales, el presidente autonómico pidió que se incluyan montos para los cuatro centros de I+D+i, comprometidos durante la última Conferencia de Presidentes.

Herrera instó al presidente a que el Gobierno participe, con un 33 por ciento, en la financiación del Programa Autonómico de Desarrollo Rural, que contará con 2.000 millones de euros, y reclamó la aprobación urgente de la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural.

Zapatero se comprometió a que el AVE llegará a Palencia y León el año que viene y también expresó su deseo de concluir en 2008 la Autovía de la Plata, la autovía entre Madrid, Ávila y Salamanca y la unión también por autovía de la Meseta con Cantabria.

Herrera, después de criticar el "incomprensible retraso" en algunas obras, exigió "cifras concretas" para finalizar la autovía entre León y Valladolid.

El jefe del Gobierno autonómico emplazó al Gobierno a agilizar la firma del acuerdo entre las dos administraciones para sufragar la Ley de Dependencia y exigió una mayor financiación de la misma.