Público
Público

Zapatero y Sócrates disipan dudas y reafirman las fechas de la alta velocidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

España y Portugal han disipado hoy las dudas sobre su compromiso para que el AVE Madrid-Lisboa y el Oporto-Vigo sean una realidad en 2013 y han lanzado un mensaje unitario ante la crisis económica, con una apuesta por la protección al desempleo y las políticas sociales.

Éste ha sido el mensaje lanzado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y por el primer ministro portugués, José Sócrates, tras presidir en Zamora la XXIV Cumbre bilateral, en la que han participado doce ministros españoles y trece lusos, así como los presidentes autonómicos de Castilla y León, Andalucía, Extremadura y Galicia.

Sócrates ha asegurado que la conexión ferroviaria de alta velocidad con España es un proyecto estratégico para Portugal y ha recalcado que mantiene el compromiso de que las dos líneas entren en funcionamiento en 2013.

Según ha explicado, ya hay un concurso para la adjudicación de un tramo concreto y espera en el primer semestre de este año se adjudique esa licitación.

"No quiero ser otro primer ministro que contribuya al retraso de Portugal y a su carácter periférico", ha manifestado.

Junto a esta cuestión, la situación económica ha centrado buena parte del debate y Zapatero ha aprovechado la ocasión para advertir de que ni el mercado laboral ni el Estado del bienestar deben pagar las consecuencias de la crisis, ya que no son los culpables de ella.

Tras reiterar que el origen de la actual situación es la mala regulación y el deficiente funcionamiento del sistema financiero internacional, especialmente en Estados Unidos, ha reclamado un nuevo orden financiero internacional "a la mayor brevedad" y ha insistido en que el objetivo fundamental debe ser proteger el empleo y crear puestos de trabajo (a lo que se ha sumado también Sócrates).

En este contexto, ha destacado el compromiso de dar un empuje al desarrollo económico y de infraestructuras de las zonas limítrofes del Oeste de España y Este de Portugal, despobladas y poco atractivas actualmente para las empresas.

Zapatero ha ensalzado la cooperación con Portugal, país con el que España quiere desarrollar una red transfronteriza de centros de investigación: el primero, ya en construcción, el centro tecnológico de nanotecnología de Braga, y el segundo, acordado en esta cumbre, el centro de energías renovables que se levantará en Badajoz, y que el próximo 15 de abril contará ya con un comité organizador.

Los próximos proyectos se situarán en el Alentejo y en Castilla y León.

En el ámbito de la cooperación cultural, Zapatero ha apostado por unir esfuerzos para defender el español y el portugués en el mundo, donde 650 millones de personas hablan esas lenguas.

El Gobierno trabajará además para impulsar el aprendizaje del portugués en el sistema educativo de las comunidades autónomas fronterizas, en línea con la experiencia que ya ha iniciado Extremadura.

España y Portugal han acordado asimismo crear un comité para celebrar el 25 aniversario de la entrada de ambos países en la Unión Europea en 2009, que estará presidido por el ex presidente extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, y por el portugués Emilio Rui Vilar, presidente del Centro Europeo de Fundaciones.

"Tenemos que culminar ese 25 aniversario con una refundación y renovación de la relación bilateral; no puede ser una relación sólo estrecha, como la actual, tiene que ir más allá, tiene que ser esencial, permanente", ha subrayado Zapatero.

La Cumbre se ha cerrado con la firma de numerosos acuerdos, aunque no con el esperado comité de apoyo a la candidatura conjunta para organizar el Mundial de fútbol de 2018, ya que los dos jefes de Gobierno han supeditado su apoyo a esa aspiración a conocer y analizar el proyecto de las federaciones respectivas.

Entre lo firmado, se pondrán en marcha cuatro centros de cooperación policial y aduanera en localidades fronterizas y se mejorará la atención sanitaria en los territorios limítrofes.

En el marco de la Cumbre se ha reunido también en Zamora el Consejo hispano-luso de seguridad y defensa, que ha acordado crear un programa de intercambio de oficiales -Erasmus militar- y cooperar en el sector de la industria armamentística y de defensa.