Público
Público

Zaplana dice que los presupuestos son imposibles de cuadrar sin que alguien pierda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, aseguró hoy que los presupuestos para el próximo año son imposibles de cuadrar y, por tanto, alguien tiene que salir perdiendo, al tiempo que avanzó que su partido presentará enmiendas para una rebaja real de impuestos.

En rueda de prensa, Zaplana analizó el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2008, al que calificó de electoralista y de tomadura de pelo, y del que dijo que no es "bueno" para la marcha de la economía española ni de las políticas sociales.

Consideró que, como se tratan de los últimos presupuestos del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, tiene un elevado componente electoralista que les hace perder toda credibilidad, y dijo que suponen una mala herencia para el PP, que tendrá que hacer un mayor esfuerzo cuando asuma el Gobierno, como muy tarde en marzo.

Zaplana consideró una "desfachatez" que el ministro de Economía, Pedro Solbes, reconociera ayer que no dio todos los datos cuando presentó el techo de gasto en el Congreso, lo que, en su opinión, hizo porque desconfía de su presidente, que sabe que le va a presionar, y para engañar a las comunidades autonómicas, que cuanto más dinero hay más reclaman.

"Solbes sabía que no iba a poder parar todo eso", aseveró el dirigente popular, que apuntó que eso no justifica que haya engañado al Parlamento y, por tanto a todos los españoles.

El portavoz del PP aseguró que las cuentas aprobadas ayer por el Consejo de Ministros son imposibles de cuadrar sin que alguien salga perdiendo, ya que si sólo a Cataluña y a Andalucía se destinará casi el 40 por ciento de la inversión y se han comprometido aumentos para comunidades como Madrid, Valencia y Castilla-León, ¿qué queda para el resto?, se preguntó.

Zaplana añadió que los criterios en base a los cuáles se reparten los presupuestos no son los mismos para todas las comunidades, porque en unas se hace en base a la población y otra en base al PIB, lo que también hace imposible cuadrar las cuentas.

Aseguró que los presupuestos están definidos por el ánimo de ganar las elecciones, en vez de por las necesidades de la población, y subrayó que las cifras no son creíbles porque están sometidas a acuerdo que aún no se han alcanzado en asuntos como el cheque-bebé y el Plan Vivienda.

Destacó que los presupuestos encierran, un año más, un incremento de la presión fiscal, que según sus datos ha aumentado 2 puntos desde la llegada de Rodríguez Zapatero.

Por ello, avanzó, gran parte de las enmiendas que presentará el PP irán encaminadas a bajar los impuestos y a que las retenciones bajen desde el 1 de enero para que las familias puedan hacer frente a las hipotecas y al coste de la vida.

Además, informó de que cuando finalice el periodo de presentación de enmiendas, su formación presentará una alternativa de ayudas a la maternidad, de la que rehusó dar detalles.

Por otra parte, explicó que los presupuestos para el año que vienen suponen una "pésima señal" para el exterior y empeoran la imagen de Zapatero, y dijo que mientras otros países adoptan reformas económicas, el Ejecutivo español no hace nada para corregir el déficit exterior y aumentar la competitividad de las empresas nacionales.

En su opinión, los presupuestos deben ser un instrumento para mejorar la marcha de la economía y subrayó que los socialistas los han desaprovechado en ese sentido debido a los acuerdos políticos que han suscrito para sacar adelante la legislatura.

El portavoz del Grupo Parlamentario del PP también criticó que después de las turbulencias vividas en los mercados financieros, el Ejecutivo no haya variado el cuadro macroeconómico que presentó antes del verano.