Público
Público

Zaragoza, Málaga y Madrid consensúan las líneas con las que la FEMP debería negociar con el Estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los responsables de Economía de los Ayuntamientos de Zaragoza, Madrid y Málaga han consensuado hoy un documento con las líneas básicas de lo que creen que debería ser la base de la negociación de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) con el Gobierno para establecer la participación municipal en los tributos del Estado.

El consejero municipal de Economía del Ayuntamiento de Zaragoza, Francisco Catalá, ha liderado hoy en la capital aragonesa una reunión con sus homónimos de Madrid, Juan Bravo; y de Málaga, Carolina España, para preparar el documento que mañana presentarán en la Comisión de Economía de la FEMP y que también trasladarán al Consejo Territorial del sábado.

El objetivo de este encuentro ha sido buscar soluciones a la "hipótesis" planteada por el ministro de Economía, Pedro Solbes, de recortar la financiación que reciben los ayuntamientos del Estado, y que, ha advertido en rueda de prensa el edil zaragozano, podría generar "problemas muy graves" para prestar servicios a la ciudadanía, en muchos casos además, "impropios".

Catalá ha insistido en que no ha sido "una reunión de alcaldes insumisos contra la disciplina de la FEMP", en respuesta a la polémica que ha suscitado la convocatoria de este encuentro, al que también se había invitado a Valencia, que gobierna el PP, y a Sevilla y a Barcelona, que, gobernadas por socialistas, no han acudido tras recibir "presiones" del partido para circunscribir la negociación al ámbito de la FEMP, según ha precisado el concejal.

En este sentido, en declaraciones posteriores, el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha revelado que había recibido llamadas desde el PSOE para que suspendiera la cita de hoy pero que no espera represalias por no hacerlo, ya que, "si un alcalde dependiera de las órdenes del partido, no solo sería poco adecuado desde el punto de vista del interés de los vecinos, sino francamente inconstitucional".

"Por la responsabilidad que tenemos no podemos quedarnos cruzados", ha matizado sobre el mismo asunto Carolina España, quien ha hecho hincapié en los problemas que va a generar a los ayuntamientos el descenso de los ingresos por la venta de suelos debido a la crisis de la construcción.

Según Juan Bravo, esta práctica debería haber sido "coyuntural" y sin embargo ha sido una fuente de ingresos para los municipios, por lo que ha considerado éste un "momento crucial" para sustituir ese concepto por una fuente estable de ingresos corrientes, a través de la mejora de la participación en los tributos del Estado y en los ingresos de las Comunidades, como se ha recogido en el documento.

El teniente de alcalde madrileño ha subrayado además que el Estado debería asumir ese importe en el caso de incumplimiento por parte de la Comunidad autónoma y desgravárselo con posterioridad, y ha advertido de que la reforma del modelo de financiación local "responde a una necesidad económica no política".

En su opinión, no se trata de mejorar la financiación municipal por medio de la subida de impuestos sino que se deberían incrementar los seis euros que reciben los ayuntamientos de cada cien euros que ingresa el Estado "cuando prestan 180 servicios básicos".

Reclaman por ello que se estudie "de inmediato" la participación en los ingresos del Estado para que no dependa de las políticas fiscales que pueda adoptar en cada momento el Gobierno de la Nación.

Los tres concejales también creen que la FEMP debería exigir a la administración central que modere el cumplimiento de la Ley General de Estabilidad presupuestaria hasta 2010, y que exija la revisión del modelo de endeudamiento de los ayuntamientos para equiparlos a los de las Comunidades autónomas.

Finalmente proponen que el Ministerio de Economía revise al alza las entregas a cuenta de la participación en los tributos del Estado para 2009 y que se les compense financieramente por las medidas adoptadas tras entrar en vigor el actual modelo de financiación.