Público
Público

Zardari vuelve a un Pakistán inundado tras su criticada ausencia de una semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, quien ha recibido aceradas críticas por estar ausente del país durante las mayores inundaciones de los últimos ochenta años, regresó a Pakistán tras más de una semana de gira en Europa, informó hoy a Efe un portavoz de su oficina.

"El presidente aterrizó en Pakistán anoche", explicó el director de relaciones públicas de la oficina de Presidencia, Suhail Alí Khan, quien no pudo confirmar si Zardari tiene previsto visitar pronto alguna zona afectada por la catástrofe.

Según un comunicado oficial, el avión en que viajaba el presidente paquistaní, procedente del Reino Unido, tuvo que hacer ayer en una "parada técnica" en Siria, donde aprovechando la ocasión se reunió en el aeropuerto de la ciudad de Latakia con su homólogo Bashar al Asad.

Zardari había partido el pasado día 1 en viaje oficial a Francia y Reino Unido, cuando la crisis de las inundaciones acababa de comenzar, pero decidió continuar con su gira pese a las fuertes críticas en su país, alegando que el encargado de gestionar la situación es su primer ministro, Yusuf Razá Guilani.

"La visita del presidente a Francia y al Reino Unido (es) un fatal ejemplo de cómo no ser el presidente de un país que se hunde ante tus ojos", escribió ayer el rotativo paquistaní "The News", uno de los más influyentes en lengua inglesa.

Hacia el final de su estancia en Londres, un hombre lanzó a modo de protesta sus zapatos contra Zardari en el marco de una comparecencia pública, una acción que la oficina de la Presidencia ha tratado de censurar en los medios paquistaníes.

Las inundaciones en Pakistán, que continúan causando estragos, han provocado la muerte de unas 1.200 personas y afectado a 13,8 millones hasta la fecha, según datos de las autoridades del país surasiático.

La ONU, que ha convocado una rueda de prensa en Islamabad para hoy, tiene previsto hacer un llamamiento a la comunidad internacional para recaudar fondos para la asistencia a los damnificados de una tragedia que ha comparado con el tsunami que en 2004 azotó el sureste asiático.