Público
Público

Zelaya asegura que los golpistas querían asesinarle

El depuesto presidente de Honduras viaja a Washington para recabar el apoyo del Gobierno de Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, confirmó desde Managua que viajaba esta noche a Washington y que este martes se reunirá con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton,  después del intento fallido de regresar ayer a su país..

Antes de partir a la capital estadounidense, Zelaya habló con los periodistas y les contó que los militares que orquestaron el golpe de Estado dieron instrucciones precisas para asesinarlo. 

Zelaya reveló de que el jefe del Ejército, el general Romeo Vásquez le confesó que el grupo que tomó el poder en Honduras quería 'eliminarle', pero el militar decidió a última hora enviarle al extranjero, en concreto a Costa Rica, para evitar que esto sucediera.

El depuesto mandatario explicó que el general le manifestó su amistad, y que supuestamente sigue considerándolo como su comandante en Jefe, 'pero las presiones y circunstancias del poderoso grupo que acompaña al presidente interino Roberto Micheletti no le permitieron otra salida'.

'Usted nos tiene que agradecer presidente, algún día lo va a entender (...) este grupo que lo adversa querían que usted fuera eliminado', dijo Zelaya parafraseando al general Vásquez y en declaraciones recogidas por la cadena Venezolana de Televisión.

La conversación entre Zelaya y el jefe del Ejército se produjo un día después del secuestro, y aunque en un principio no creyó las palabras del general, posteriormente se fió de sus comentarios.

Asimismo, el depuesto gobernante hondureño afirmó que volverá a intentar entrar en su país, pese al intento fallido de ayer. 'Ayer hice los intentos. Lógicamente mi error fue avisarles, porque me pusieron retenes, al Ejército, francotiradores y empezaron a asesinar gente. Ahora no voy a avisar', indicó, y dijo que regresará como 'presidente electo y en funciones de los hondureños'.

'Claro que no les voy a decir (cómo llegará), porque entonces se preparan, pero me pueden esperar por cualquier lugar de Honduras, en cualquier municipio, en cualquier departamento', señaló Zelaya, quien observó que en Honduras la Constitución dice que ningún hondureño puede ser expatriado, y menos si es el Presidente de la República.

'Voy a empezar a entrar a Honduras y hacer lo que siempre he hecho: manifestaciones públicas, democráticas, abiertas y amplias', sostuvo. Asimismo, dijo que mientras regresa a su país estará en 'muchos lugares en forma permanente, hasta que reintegremos y garanticemos el retorno del régimen electo por la voluntad del pueblo'.

Apuntó que el esfuerzo que hace el pueblo hondureño, que le apoya, no 'va a ser en vano' y que aquellos que han cometido crímenes pagarán su condena. 'Que el pueblo sepa que todo está en función de pelear por una lucha histórica de la humanidad, que es rescatar siempre sus derechos humanos, sus derechos sociales y políticos', anotó.

Reafirmó que está en contra de la violencia y que no acepta la 'injerencia de las armas'. 'La violencia no se justifica ni para luchar por causas justas. La violencia es algo que desecho en forma total. Creo en las acciones pacíficas de los pueblos', indicó.

Zelaya llegó anoche a Managua procedente de El Salvador tras su fallido intento de entrar de nuevo en Honduras. El depuesto presidente hondureño fue detenido y expulsado del país por los militares el pasado 28 de junio , y ese mismo día el Congreso hondureño le destituyó y nombró en su lugar al hasta entonces titular del Legislativo, Roberto Micheletti.