Público
Público

Zelaya calienta motores: "Micheletti es un criminal"

El presidente depuesto de Honduras recuerda que el mundo apoya su regreso al poder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Manuel Zelaya lo tiene muy claro. El presidente depuesto de Honduras sacará todo su arsenal para recuperar la Presidencia de su país, arrebatada en un golpe de estado perpetrado el pasado 28 de junio, durante una reunión que buscará solucionar el conflicto en ese país con la mediación del mandatario de Costa Rica, Óscar Arias .

Por ello, ya prepara el terreno para su cara a cara con Roberto Micheletti, presidente del Gobierno de facto de Honduras. A su llegada a Costa Rica tildó de 'criminal' a su rival y quiso dejar claro de qué parte está la comunidad internacional en la crisis política que asola al país centroamericano.

'Se ha creado en Costa Rica un régimen de excepción al recibir a un criminal que ha golpeado a nuestro pueblo y nuestra democracia. Recibirlo y no capturarlo ya es un Estado de excepción', afirmó Zelaya en una rueda de prensa ofrecida minutos después de su llegada al aeropuerto costarricense Juan Santamaría.

'Quiero ver mañana a este golpista qué va a decir en San José, un paraíso de la democracia, la libertad y el respeto de los derechos humanos', añadió Zelaya, quien recordó que la comunidad internacional ha apoyado su regreso al poder.

El depuesto presidente aseguró que Micheletti 'ha violado procedimientos de la ley y del derecho internacional', por lo que 'el mundo lo ha condenado'.

También afirmó que Micheletti es un 'presidente golpista, de facto, que ya tiene crímenes en su espalda porque ha habido asesinatos de jóvenes en las manifestaciones' que se han realizado en Honduras en los últimos días, y que han causado dos muertos.

Sobre la posibilidad de que como salida a la crisis acepte algo distinto a su retorno a la Presidencia hondureña, Zelaya contestó a un periodista: 'Es como que a usted lo inviten a dialogar con un criminal que violó a su familia y usted acepte condiciones por esa violación'.

'La democracia es un derecho de la sociedad y los que han hecho esta violación deberán, lógicamente, presentar sus excusas y los requerimientos para su salida', declaró.

Zelaya llegó a San José, procedente de Washington, acompañado por su canciller, Patricia Rodas, y agradeció la hospitalidad de Costa Rica, 'un país democrático donde no hay golpes de Estado ni fuerzas armadas que puedan darlos'.

Está previsto que mañana Zelaya y Micheletti, acompañados por una delegación de máximo cuatro personas, se reúnan en la residencia particular de Arias para buscar una salida al conflicto.

Zelaya reiteró que su presencia en esta cita 'no obedece a ninguna negociación' y que desea conocer 'el planteamiento de los que han establecido el régimen de facto' y 'cómo están ellos planificando su salida (del poder), que es lo más honroso para las democracias de América Latina', precisó.