Público
Público

Zelaya pide la abstención en las elecciones de Honduras

El presidente confía en que la baja participación cuestione el proceso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si las elecciones hondureñas fueran normales, esta crónica se escribiría con los datos de participación (4.600.000 electores convocados), con los pronósticos previos (que aúpan a Porfirio Lobo, candidato nacionalista, a la presidencia), con las alabanzas a un sistema electoral que permite listas abiertas y con los exagerados llamados del oficialismo al patriotismo para acudir a las urnas.

Pero este 29-N no es normal. Empezando por la ensalada de presidentes con la que Honduras se va a desayunar mañana: un presidente legítimo recluido en la embajada de Brasil, un presidente golpista retirado temporalmente por la presión de Estados Unidos y un presidente in pectore, posiblemente el citado Lobo. A estos tres se añade el ministro Óscar Matute, que lidera el consejo de ministros reunido de forma permanente.

Zelaya llamó a sus partidarios a salir el domingo a las plazas públicas de la ciudad y mostrar su dedo meñique limpio, en una señal de que no fueron a votar para apoyar su demanda de restitución.

Las elecciones cuentan con el apoyo de EEUU, Panamá, Perú, Costa Rica y Colombia. Los demás, incluyendo una Unión Europea liderada por España, insisten en no reconocerlas. Incluso Zelaya sigue decidido a impugnarlas, una posibilidad que nadie contempla en los entes jurídicos.

En un encuentro con la prensa extranjera, Lobo insistió en que este proceso se inició hace 18 meses, incluyendo las primarias de las que él y Elvin Santos, candidato liberal, salieron ganadores. 'Las elecciones no son el problema, son la solución', insistió. Al otro lado del diván, Zelaya confiaba en que una alta abstención 'se convierta en otro indicativo más de la ilegitimidad de este proceso'.

La Resistencia oficializó su toque de queda popular, mientras Ejército y Policía apretaban las tuercas a pequeños grupos violentos que han detonado una decena de artefactos en los últimos días.