Público
Público

Zelaya pide posponer las elecciones en Honduras para legitimarlas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, pidió hoy posponer las elecciones del próximo 29 de noviembre para "legitimarlas" como solución "legal" que permita que el país vuelva al Estado de derecho.

"Es urgente presentar soluciones legales a esta crisis, posponer las elecciones debe ser una condición que permita legitimarlas (...) que nos devuelva al Estado de derecho, al orden constitucional y la credibilidad internacional", subrayó Zelaya en una declaración distribuida a la prensa.

El presidente derrocado el 28 de junio por los militares y destituido por el Parlamento considera que la prórroga de las elecciones podría ser parte de un acuerdo político "o irremediablemente tendrían que repetirse" cuando "sea restaurada la voluntad del soberano".

En su nota, bajo el título "Pueblo hondureño no te están diciendo la verdad", señaló, además, que Honduras se encuentra "en un Estado de facto" en el que "no hay Constitución ni poderes constituidos por haber sido destruidos por la fuerza".

Zelaya, fue derrocado y enviado por la fuerza a Costa Rica por los militares el 28 de junio pasado y desde el 21 de septiembre, cuando regresó subrepticiamente a su país, permanece en la embajada de Brasil en Tegucigalpa rodeado por la policía y el Ejército.

En su opinión, la realización de elecciones en esta situación, sin que se haya restaurado la democracia e instalado un Gobierno de unidad, como prevé el Acuerdo Tegucigalpa-San José suscrito el pasado 30 de octubre para resolver la crisis, representa "una aberración jurídica, una burla y un engaño al pueblo".

"Las elecciones del próximo 29 de noviembre no podrán resolver este problema fundamental porque sus resultados estarán al margen de los valores propios de la concepción más elemental de la formación del Estado de derecho", expresó.

Dijo, además, que el Acuerdo Tegucigalpa-San José, firmado por representantes suyos y del presidente de facto, Roberto Micheletti, "fue el instrumento político propuesto para restaurar legalmente el orden constitucional y realizar elecciones legítimas".

Pero el pacto, agregó su declaración, "fue incumplido en sus tiempos y en su forma por el régimen de facto".

"En este caso reprogramar las elecciones debe ser una condición que permita legitimarlas", concluyó.

Horas antes, Zelaya había reiterado en otro comunicado su intención de impugnar las elecciones y llamado a sus compatriotas a que "reflexionen y de manera consciente impugnen y denuncien" lo que calificó como "fraude electoral".