Público
Público

Zinsa negocia prolongar los plazos de su deuda concursal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Española de Zinc dijo el lunes que se encuentra en conversaciones con sus acreedores para prolongar el periodo de pago de una deuda de algo más de 20 millones relacionada con el concurso de acreedores que inició en 2005.

La metalúrgica murciana --cuya producción está prácticamente paralizada desde hace más de un año-- realizó estas declaraciones en un comunicado a la CNMV en el que desmiente informaciones aparecidas en prensa que apuntaban a la apertura de un nuevo proceso concursal.

"El único proceso concursal existente es el iniciado en 2005, ya por todos conocido, cuyo convenio se espera quede ejecutado íntegramente en los próximos meses, de acuerdo con el Plan de Viabilidad presentado", dijo.

El grupo presentó en julio un plan de viabilidad actualizado que dependía de la recalificación de los terrenos de su antigua factoría y de la financiación del grupo para poner en marcha su nuevo polígono de la Ciudad del Zinc en Los Camachos (Cartagena).

Según indicó en el comunicado, la recalificación urbanística se "solventará en el mes de diciembre".

Zinsa vendió sus antiguos terrenos a la inmobiliaria murciana Quórum, pero el acuerdo incluía un pago adicional de 91 millones si se cumplían ciertas condiciones como la descontaminación y recalificación de los mismos para uso residencial, procesos que están pendientes de trámites con la administración local y que hicieron que Quórum desistiera del pago.

En la actualidad, Zinsa y Quórum buscan una solución al acuerdo, que según señalaron fuentes sindicales en septiembre podría pasar por la devolución de los terrenos a la metalúrgica, que los utilizaría de este modo como garantía para recibir créditos con los que construir su nuevo polígono industrial de producción de zinc y paneles fotovoltaicos.

Aparte de créditos bancarios, Zinsa busca fondos mediante una ampliación de capital de 17,5 millones de euros que se encuentra a la espera de la aprobación de la CNMV.

A estos problemas se une la presión de los 242 trabajadores de la empresa, que se encuentran en suspensión temporal de empleo desde que se paró la producción en el verano de 2008.