Público
Público

La zona euro debate el plan de competitividad de Merkel

El Eurogrupo tratará también la ampliación y flexibilización del fondo de rescate

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ministros de Economía de la zona euro tratarán hoy de traducir en avances concretos la división generada en la última cumbre de la UE, donde Angela Merkel presentó su propuesta para mejorar la competitividad de los estados miembros. La reunión del Eurogrupo tratará también la ampliación y flexibilización del fondo de apoyo al euro.

Las negociaciones están prácticamente cerradas, según diversas fuentes diplomáticas, pero su finalización definitiva depende de los avances en el plan de competitividad, una prioridad para Alemania que también apoya Francia. Además, la reforma del fondo actual, dotado con 440.000 millones de euros y vigente hasta 2013, que deberá servir como un modelo para el diseño del mecanismo permanente, será objeto de debate esta noche en otra reunión en la que no sólo participarán los ministros del euro sino que estará abierta al resto de países de la UE.

Según el calendario acordado en la última cumbre, será la primera y última reunión del Eurogrupo antes de que los jefes de Gobierno rubriquen en marzo el pacto de competitividad. Las negociaciones sobre indexación de salarios, cláusulas antidéficit o edad de jubilación continuarán, en la sombra, en las próximas semanas.

Mañana, los ministros de Economía de los 27 celebrarán otra reunión en la que avanzarán en la creación del Gobierno económico europeo. Las propuestas encima de la mesa proponen dotar de poder de sanción preventiva a la UE para evitar que los países incumplan el Pacto de Estabilidad, pudiendo imponer multas y sacrificios extra si muestran una clara tendencia hacia su violación. Además, las nuevas normas, que deberían entrar en vigor en verano, aplicarán una vigilancia reforzada a riesgos como las burbujas inmobiliarias, sufridas por economías como la irlandesa y española. Los ministros de los 27 quieren examinarse unos a otros para detectar cualquier crecimiento anormal de la economía y corregirlo a tiempo, imponiendo sanciones financieras a los países que se nieguen a seguir las recomendaciones acordadas. Sin embargo, los indicadores que deberán tenerse en cuenta dividen todavía a los ministros de la UE.

Los 27 quieren tomar postura en su próxima reunión, el mes que viene, para alcanzar un acuerdo en junio con la Eurocámara, que también debe debatir y decidir sobre el paquete de reformas.