Público
Público

La zona euro se frena por el parón de Alemania

El PIB germano decepciona y sólo crece un 0,1% en el segundo trimestre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La zona del euro se asoma al estancamiento económico. Entre abril y junio, la economía de los 17 países adscritos a la moneda única creció un 0,2% respecto al primer trimestre, menos de lo previsto (se esperaba un 0,3%) y seis décimas por debajo del 0,8% registrado entre enero y marzo, que hizo pensar en que la recuperación, por fin, despegaba. Pero no ha sido así, como prueba el menor crecimiento en tasa interanual: en el segundo trimestre, fue del 1,7%, frente al 2,5% registrado entre enero y marzo.

El parón se explica, en buena medida, por el abrupto frenazo de las dos grandes economías europeas, Alemania y Francia. El de Francia ya se conocía (la semana pasada se supo que su PIB había registrado un crecimiento cero entre enero y marzo), pero el de Alemania no. El dato germano, conocido ayer, es mucho peor de lo esperado: su PIB apenas creció un 0,1% intertrimestral, frente al 0,5% previsto por la mayoría de los economistas.

La tasa, que prácticamente equivale a un estancamiento, es inferior, por ejemplo, al anémico crecimiento de España (0,2%). Está muy lejos del 1,3% del primer trimestre y es la más baja desde principios de 2009, en plena crisis financiera. Los motivos, una menor aportación del sector exterior (el pulmón de la primera economía europea), una menor demanda interna y la debilidad de la inversión en construcción, que durante el primer trimestre repuntó con fuerza. La economía germana, una máquina de exportar, ha pasado de ir como un tiro a resentirse de la crisis de la deuda en la zona del euro y de la debilidad de Estados Unidos, que entre abril y junio sólo creció un 0,3% intertrimestral.

El PIB de los países del euro creció un 0,2% entre marzo y abril

Pese al varapalo, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo ayer que el país va 'en la buena senda'. 'No soy pesimista respecto a las perspectivas de crecimiento', indicó. Al resto de grandes economías del euro no le ha ido mucho mejor: Italia sólo llegó al 0,3% y Holanda, al 0,2%.

A escala europea y global, el panorama es sombrío. Ayer, el miembro finlandés del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE),Erkki Liikanen, advirtió de que 'la economía internacional se ha movido, de nuevo, hacia una dirección alarmante' y dijo que hay 'más incertidumbre sobre el crecimiento'. El dato del segundo trimestre puede llevar al BCE a aplazar la subida de tipos de interés que, en principio, tenía previsto llevar a cabo a finales de este año.

El mensaje de Liikanen recuerda al del presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick el pasado fin de semana, para quien la falta de margen para nuevos estímulos hace que la economía se adentre 'en zona peligrosa'. Ayer,Zoellick pidió planes a largo plazo para reducir la deuda en EEUU y la UE y propuso su receta para impulsar el crecimiento: más libre comercio.

Lagarde dice que un ajuste demasiado rápido 'dañará la recuperación'

Por su parte, Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), planteó ayer en Financial Times el dilema al que se enfrentan las grandes economías: reducir la deuda pública sin lastrar la recuperación. 'No hay respuestas fáciles, pero eso no significa que no haya opciones', dijo Lagarde, que admitió que su planteamiento puede parecer 'contradictorio'. La francesa apostó por un ajuste fiscal 'ni demasiado rápido ni demasiado lento': 'Pisar el freno demasiado rápido dañará la recuperación y empeorará las perspectivas de empleo'. El mensaje llega después de que España, Italia, Grecia, Portugal e Irlanda hayan aprobado durísimos recortes, sin que, en los tres últimos casos, hayan evitado el rescate de la UE y el FMI.

El Nobel Joseph Stiglitz comparte esa idea. Ayer avisaba en Le Monde, de que 'reforzar la austeridad sólo ralentizará el crecimiento de Europa y agravará sus problemas presupuestarios'. Otro Nobel, Paul Krugman, ironizó en su blog con la apuesta por la austeridad de EEUU y la UE, embarcados, a su juicio, en una carrera por ver 'quién lo hacer peor en una mala situación'. Además, en una intervención televisada, el ex asesor de Barack Obama planteó que sólo una invasión alienígena evitará la tan temida double dip (otra recesión): 'Si descubriésemos que criaturas del espacio exterior planean atacar la Tierra y decidiésemos lanzar un contraataque, dejando el déficit y la inflación en un segundo plano, saldríamos de esta recesión en menos de 18 meses', dijo.