Público
Público

La zona euro no logra desbloquear el rescate de Grecia

Geithner alerta del riesgo de "dejar el destino de Europa" en los acreedores internacionales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No fue una reunión de toma de decisiones'. La frase, pronunciada este viernes por Jean-Claude Juncker, resume bien el momento de nerviosismo que vive la zona euro, a pesar de buenas noticias como la acción coordinada de los bancos centrales de este jueves. El presidente del Eurogrupo no ocultó su desánimo tras la reunión de los ministros de Economía de la moneda única , a la que asistió por primera vez un invitado insólito: el secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner.

La zona euro estaba llamada a avanzar en la estabilización de los mercados financieros resolviendo la crisis griega en alguno de sus frentes. El primero es el de la reducción del déficit griego para que Atenas se gane la solidaridad internacional en forma de sexto préstamo de fondos comprometidos en el primer rescate. Tras la teleconferencia celebrada este miércoles entre los jefes de Gobierno de Francia, Nicolas Sarkozy, Alemania, Angela Merkel, y Grecia, Yorgos Papandreu, a la zona euro sólo le queda esperar a que Atenas ponga en marcha los recortes pendientes, tal como ha prometido. En caso de llevarlos a cabo, recibirá 8.000 millones de euros 'a mediados de octubre' para evitar la quiebra, según auguró el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

El problema no consiste sólo en merecer la ayuda, sino en poder prestarlaSin embargo, en la actual crisis política en la eurozona el problema no consiste sólo en merecer la ayuda, sino en poder prestarla. La reunión de este viernes estaba llamada a mostrar la unidad de la zona euro en torno al compromiso con la política de rescates. No ha sido posible por las reticencias de algunos países, como Finlandia, que exige un depósito a Grecia antes de garantizarle los fondos adicionales que necesita como parte del segundo rescate del país pactado a finales de julio.

Por otra parte, Austria amenaza con bloquear la ratificación de los acuerdos de la cumbre de julio, asegurando que es necesario 'reflexionar' sobre si rescatar a Grecia es 'más costoso' que una suspensión de pagos controlada, en palabras de Maria Fetker, ministra de Economía. Ninguno de los dos países aparcaron sus exigencias, por lo que los ministros decidieron dejar el asunto para otra ocasión.

La crisis del euro y la ratificación de lo ya pactado, que incluye un refuerzo del fondo de rescate y la posibilidad de que compre deuda o recapitalice bancos, llevó a EEUU a mandar a su secretario del Tesoro a la reunión. Aunque el acuerdo de la cumbre de julio se considera clave para dar carpetazo a la crisis, sólo cinco países (Bélgica, España, Italia, Luxemburgo y Francia) los han ratificado ya. En otros, como en Alemania o Finlandia, el voto en los parlamentos nacionales genera una gran división.

Geithner, que reconoció que el proceso de decisión de EEUU es 'terrible', aseguró que no se ha desplazado a Europa para 'dar consejos'. El secretario del Tesoro sí lanzó una advertencia.

'Una de las maneras más crudas de enfatizar la importancia de que Europa tome el mando en esto es (explicar) que no es deseable que el destino de Europa se deje en las manos de aquellos que financian el FMI o que proporcionan financiación fuera de él', aseguró. Sería muy perjudicial para la credibilidad' de la zona euro, añadió.