Público
Público

El zoo de Berlín ficha de por vida al oso Knut por 430.000 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El zoológico de Berlín ha fichado de por vida a Knut, el oso polar más célebre del mundo, a cambio de pagar 430.000 euros al parque de Neumünster, que tenía los derechos de propiedad del plantígrado.

Termina así la dura pugna que protagonizan desde hace varios meses los dos zoos alemanes por sacar tajada de los elevados ingresos por publicidad que Knut genera y que se calculan en torno a los seis millones de euros, según publica hoy el diario alemán "Bild".

En mayo, la Audiencia Provincial de Berlín trató sin éxito de lograr un acuerdo amistoso entre los directivos de ambos zoológicos, al proponer al parque berlinés que pagara al de Neumünster 700.000 euros, que luego se quedaron en 500.000.

Sin embargo, el parque de Berlín rechazó la oferta amistosa y su abogado Joachim Gabler fijó sus límites de una forma rotunda; "350.000 euros, ¡ni un sólo céntimo más!", dijo.

El zoológico de Neumünster había presentado la demanda para obligar al parque capitalino a publicar el monto de los ingresos que le ha aportado la popularidad de Knut y poder exigir su parte del "botín".

Este parque tiene los derechos adquiridos sobre Knut porque el padre de éste, Lars -que tiene ya quince años-, residía allí y fue cedido a Berlín sólo para el apareamiento, a cambio de obtener los derechos sobre toda la descendencia impar del oso; es decir, el primero, tercero, quinto, y así sucesivamente.

Pero ahora parece ser que los directivos del zoo de Berlín se lo han pensado mejor y han puesto encima de la mesa otros 80.000 euros más, a menos de una semana de que se cumpliera el plazo que les había concedido la Audiencia para que decidieran sobre el futuro de Knut.

De no haber alcanzado una decisión por consenso, la Audiencia habría pronunciado su fallo el próximo 1 de septiembre.

El oso polar, que vino al mundo en diciembre de 2006 en Berlín, se hizo famoso porque fue uno de los primeros miembros de su especie que, tras ser repudiado por su madre, fue alimentado con biberón y encima de las manos de un hombre, que murió de un infarto, pocos meses después de haber logrado la emancipación de su ahijado.

Por el momento, los cientos de admiradores de Knut en Berlín celebran que siga siendo berlinés, mientras quedan ahora dos temas importantes por decidir: la nueva estancia de Knut, de grandes dimensiones y valorada en 9 millones de euros, y qué hembra de oso polar querrá mudarse allí con él.