Público
Público

Zuma dice que la Copa del Mundo está uniendo a Sudáfrica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Copa del Mundo de fútbol está uniendo a Sudáfrica de un modo similar a 1995, cuando la victoria en el Mundial de rugby de 1995 ayudó a romper barreras raciales, y dejará un legado que durará décadas, dijo el domingo el presidente Jacob Zuma.

Sudáfrica se convertirá en la primera nación africana que alberga el torneo de fútbol más visto del mundo, que comienza el viernes.

"El entusiasmo, la felicidad y la emoción en las que se ha sumergido toda la nación en las últimas semanas no han sido presenciadas desde la liberación del presidente Nelson Mandela de prisión (en 1990)", dijo Zuma en una sesión informativa.

"Esta explosión de orgullo nacional es un beneficio incalculable de la Copa del Mundo", agregó.

Mandela llevó a Sudáfrica a terminar con el apartheid en 1994 pero sigue dividida en muchos sentidos ya que la mayor parte de la riqueza del país sigue en manos de la minoría blanca y algunas comunidades aún están dividas por la raza.

quien pasó 27 años en prisión bajo el apartheid - tuvo cuando entregó el trofeo del Mundial de rugby al capitán François Pienaar en 1995 usando su camiseta de los Springboks.

El rugby tradicionalmente ha sido un deporte de blancos en Sudáfrica, mientras que el fútbol es seguido fervientemente por la mayoría negra.

Zuma dijo que el entusiasmo por el torneo que se disputa del 11 de junio al 11 de julio le recuerda ese día.

"A medida que se acerca el torneo, hemos visto algo que nunca hemos visto antes", dijo, refiriéndose a miles de personas con camisetas de la selección nacional Bafana Bafana y ondeando banderas desde sus coches y casas.

Un sondeo entre 1.000 sudafricanos, realizado por la FIFA y dado a conocer el sábado, mostró que el 92 por ciento está orgulloso de que su país sea sede del torneo, y un 86 por ciento cree que será un éxito.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, dijo que el Mundial dejaría un legado para todo el continente, que aún es dejado de lado por naciones más ricas, mediante el desarrollo del fútbol y proyectos de educación.