Público
Público

10 momentos de una insólita vuelta al mundo

El biólogo Xurxo Mariño, autor de 'Tierra', evoca e ilustra su fascinante viaje en busca de las maravillas de la naturaleza

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

Tierra del Fuego chilena. / XURXO MARIÑO


“Y en Europa, ¿hay elefantes?”, le preguntó el guía. Sorprendido por la negativa, insistió: “¿Y leones?”. Tampoco. “¿No hay leones, ni leopardos, ni elefantes? Vaya… Entonces los granjeros tienen que estar muy contentos”. En el delta del Okavango, los herbívoros lo tienen crudo, aunque los humanos también deben andar con cuidado.


“Botsuana fue el país por el que menos caminamos: uno no puede salir a dar un garbeo tranquilamente, porque te conviertes de forma automática en un trozo de comida andante”, relata Xurxo Mariño (Lugo, 1969) en su último libro, donde ha plasmado una fascinante travesía de once meses alrededor del mundo.


Sin embargo, Tierra (Extramuros-Xerais) no es un libro de viajes al uso, sino la obra de un biólogo especializado en neurofisiología que se propuso describir las maravillas del planeta a su manera: es un cúmulo de sensaciones y un vademécum científico, equilibrados en cada plato de la balanza, corazón y cabeza.

["La naturaleza no supera la complejidad de la mente"]


Acompañado por su pareja, Elisa Couto, el profesor del Departamento de Medicina de la Universidade de A Coruña se deleitó con los fósiles marinos que tapizan los acantilados de la península Valdés, con los peces que se escabullen en los arrecifes de coral del océano Pacífico, con las noches de tormenta en el Amazonas o con los rugidos de los leones que rondaban su cabaña de tela en Botsuana, donde los granjeros —ya saben— no están tan contentos.


Aunque el libro derrocha impresiones personales, estos son los diez momentos escogidos por Xurxo Mariño para ilustrar su vuelta al mundo en 330 días. “Es el relato de un viaje en busca de muchas de las historias que no me contaron en clase”, escribe en Tierra, donde desvela “algunos de esos secretos fascinantes que guarda nuestro planeta”. Pinchen en las fotos para leer las evocaciones de una aventura que se ha quedado fijada para siempre en su retina.