Público
Público

40 años haciendo 'click'

Mil informáticos vieron al ratón de ordenador en acción por primera vez el 9 de diciembre de 1968

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Millones de personas lo usan cada día y pocos se fijan en él. Sucio, gastado e infravalorado, el ratón de ordenador es una herramienta indispensable y, aunque muchos modelos ofrecen todo tipo de innovaciones, pocos son los que lo utilizan para algo más que señalar en la pantalla y hacer click.

El nueve de diciembre de 1968, unos 1.000 informáticos llegados de todo Estados Unidos asistieron en San Francisco a lo que después se llamó la Madre de todas las demos . Ese día, 17 investigadores del Stanford Research Institute, dirigidos por Doug Engelbart, hicieron una presentación que cambiaría la historia de la informática.

Durante 90 minutos, fueron desgranando algunos de sus avances, entre los que estaban la presentación de información en ventanas, el trabajo en grupo entre personas ubicadas en lugares distantes, el hiperenlace, la edición de texto sobre la pantalla en tiempo real o una aproximación de lo que años después sería el correo electrónico.

A pesar de que todas estas tecnologías son básicas en la sociedad de hoy, la estrella de aquel día fue un rudimentario dispositivo señalador hecho con dos ruedas, una para ubicar el puntero en la horizontal (X) y la otra para la vertical (Y) sobre una pantalla. Recubierto de madera, era la primera exhibición en público del ratón de ordenador.

'Al acabar la demostración hubo un silencio de muerte y enseguida toda la gente lo entendió y se puso a aplaudir', recuerda Bill English, colaborador de Engelbart, al periódico The Times. El reportero de tecnología de The New York Times, John Markoff, que recoge este momento en un libro sobre el nacimiento de la informática, lo define 'como la demostración que cambió el mundo de la computación'. Para Engelbart , representó un cambio de paradigma. Por primera vez, el mundo percibía que los ordenadores podían ser usados para algo más que realizar tareas administrativas.

Pero Engelbart se equivocaba. Lo que él creyó un paso hacia un mundo mejor acabó en una sucesión de mejoras técnicas del producto. Durante estos años, los fabricantes de ratones no han dejado de innovar. De la bola que da tracción a las ruedas, se ha pasado al uso de un haz de luz, en la tecnología óptica y láser. El ratón ha perdido su cola y ha ganado hasta una decena de botones. Sin embargo, la irrupción de las pantallas táctiles y la tecnología háptica (que prescinde del contacto) amenaza con jubilar a este cuarentón.

1981. El primero en el mercado 

Ni Apple ni Microsoft. El primer ratón en salir al mercado era el que acompañaba al Xerox Star 8010. Bill English, uno de los creadores del ratón, trabajaba en Xerox. English fue el encargado de cambiar las ruedas originales del primer ratón por una bola.

1984. Apple compra la patente

Aunque sus primeros modelos, Lisa y Apple II, llevaban ratón, no fue hasta la aparición del Macintosh 128k cuando se popularizó su uso. El dispositivo, fruto de la compra de una patente, tenía solo un botón para hacer la vida más fácil a los usuarios.

1985. Dos botones de microsoft 

Basado también en la investigación de los laboratorios Xerox, este ratón es el primero de uso masivo para PC. Se lanzó al mismo tiempo que la versión 1.0 del sistema operativo Windows. Sus dos botones, de color verde, tenían funciones distintas.

1995. Cuestión de forma 

Logitech, que lleva una década fabricando ratones, lanza Marble 1. Su bola lateral facilita la navegación en Internet y su diseño busca adaptarse a la mano. La interfaz del nuevo Windows 95 se manejaba mejor con un ratón que un teclado.

2008. En cualquier superficie   

Con el reciente lanzamiento de Bluetrack, una tecnología de señalización que permite el uso de ratones sobre prácticamente cualquier superficie, Microsoft ha querido demostrar que se toma muy en serio a este ‘pequeño ser' que acompaña al PC.

2008. Mil millones 

Es imposible saber la cantidad de ratones de ordenador vendidos en estos años. El primer fabricante mundial, la suiza Logitech, anunció la semana pasada que acaba de fabricar el ratón número mil millones. Pero la suya sólo es una parte de la historia.


Doug Engelbart, inventor del ratón y otras tecnologías básicas, tiene la sensación de haber perdido décadas de trabajo. Su idea de la tecnología iba mucho más allá de fabricar un ratón. Quería y creía que la humanidad podría mejorar con ayuda de las máquinas. Imaginaba un mundo interconectado, donde surgiera una especie de inteligencia colectiva gracias al trabajo en red. Para su visión, eran necesarias grandes máquinas donde los humanos compartieran las tareas.

Pero la historia se empeñó en contradecir a Engelbart. Frente a sus superordenadores, lo que se produjo fue la revolución del PC. Y frente al altruismo de su idea de grupo, lo que se impuso fue la visión comercial de Steve Jobs y Bill Gates. Ambos participaron en el grupo de informáticos que, fuera de la universidad, también contaba con Engelbart. El primero creó Apple y el segundo, Microsoft.

Para el periodista John Markoff, ellos acabaron con el sueño de Engelbart. Hoy, la compañía Logitech le ha asignado un despacho como tributo a uno de los grandes impulsores de la informática moderna.