Público
Público

677 millones para ser la quinta potencia espacial europea

Garmendia lleva al consejo ministerial de la ESA un apoyo preferente a la nueva generación Meteosat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El consejo de ministros de los 18 países de la Agencia Europea del Espacio (ESA), que comenzó hoy martes y se clausura mañana en La Haya (Holanda), tiene para España un objetivo principal: según declaró a Público la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, “consolidarnos como quinta potencia espacial europea”. Una apuesta que, señala, se inició en el anterior consejo en 2005, cuando “España reforzó su posición en la ESA respecto al periodo anterior de baja contribución”.

La finalidad de la reunión es fijar la hoja de ruta de la ESA y sus dotaciones presupuestarias para el trienio 2009-2011.

La aportación de cada país miembro se establece de acuerdo al peso relativo de su PIB. De estas contribuciones, un 25% se dedica a las actividades obligatorias de la agencia, mientras que el destino del 75% restante queda a elección de cada país, dentro del variado menú de programas en la agenda de la ESA.

Garmendia confirmó que la contribución española se situará en torno al 8%, “como corresponde a nuestro PIB”, lo que se traducirá en una cifra global de 677 millones de euros.

Entre los programas voluntarios, el grueso de la participación española se destinará, según la ministra, a la red Meteosat de Tercera Generación (MTG), una de las grandes apuestas de la ESA en colaboración con la organización Eumetsat, que mejorará la predicción meteorológica respecto al sistema actual.

Con una aportación en torno a los 100 millones de euros, “España será el tercer socio tras Francia y Alemania”, indicó Garmendia, precisando que la participación española cubrirá el 12% del proyecto.

Con una aportación menor en cifra absoluta, pero de valor estratégico, España será el principal contribuyente –un 30% del total– al nuevo programa Space Situational Awareness (SSA), un seguimiento de los objetos espaciales que representen un peligro para la Tierra o para las infraestructuras en órbita.

La importancia para España del SSA, que independizará a Europa de EEUU en este campo, radica en que sobre él se asienta el impulso al centro ESAC de Villafranca del Castillo (Madrid), que será pieza clave en el programa.

Sobre el robot marciano ExoMars, uno de los proyectos estrella de la ESA, Garmendia señaló que España “ampliará entre un 8% y un 9% la participación ya suscrita”.

En cuanto al ARV, una posible nave tripulada basada en el actual carguero espacial automático ATV, Garmendia manifestó que “la situación actual no es propicia para la enorme demanda de fondos que requiere”, pero que, no obstante, “se acometerán las fases preliminares”. “La ESA quizá no consiga cubrir ahora todas sus necesidades”, añadió.

La ministra concluyó comentando el futuro modelo que encajará la política espacial europea entre la UE y la ESA, agencia que incluye países extracomunitarios. “La UE no tiene competencias en materia espacial”, aclaró Garmendia, “pero el tratado a aprobar establecerá que la UE y los Estados miembros marquen las directrices, quedando la ESA como el brazo armado técnico”.

Según informó a ‘Público’ Maurici Lucena, presidente del Consejo de la ESA, la primera jornada de la reunión concluyó con la aprobación de proyectos como el Meteosat de Tercera Generación, el programa de satélites e imagen GMES (siglas en inglés de Monitorización Global del Medio Ambiente y la Seguridad) y el robot marciano ExoMars.

Lucena valoró positivamente la reunión, aunque lamentó que “los presupuestos no puedan ser tan expansivos” como en otras ocasiones.

Los países también aprobaron destinar 1.300 millones de euros a la Estación Espacial Internacional, aunque algunos creen que el gasto es excesivo para una instalación cuyo rendimiento científico ponen en duda.