Público
Público

La ESA abre un centro de pruebas en Valencia

El laboratorio ensayará todas las piezas de radiofrecuencia para los satélites

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha aterrizado en Valencia, y lo ha hecho a través del Laboratorio de Alta Potencia en Radiofrecuencia que se inauguró ayer en la Ciudad Politécnica de la Investigación con la asistencia del president de la Generalitat, Francisco Camps. La misión de este laboratorio, que comenzará con una plantilla de 20 científicos, será probar componentes de los futuros satélites de la agencia. Para ello, cuenta con una sala limpia de clase 10.000 (es decir, diez veces más aséptica que la mayoría de los quirófanos), en la que hay tres máquinas que emulan las condiciones que se dan en el espacio y una cámara sin eco para probar las antenas.

Por el laboratorio valenciano pasarán todas las piezas de radiofrecuencia que poseen los satélites de la ESA. El objetivo es que sean sometidas a un control exhaustivo que les permita conseguir el certificado de calidad óptima para ser lanzadas al espacio. Además, también se puede simular el lanzamiento de un satélite, con lo que se comprueba la resistencia de los componentes cuando pasan de situaciones ambientales terrestres a las de vacío. Asimismo, el laboratorio permitirá someter las piezas nuevas a distintas temperaturas.

El centro asumirá parte de los trabajos que hasta ahora realizaba el complejo de la ESA en Noordwijk (Holanda) para, como explicó el director de Gestión Técnica y de Calidad de la agencia, Michel Courtois, 'afrontar los retos del futuro en materia aeroespacial'. Una clave del traslado ha sido la colaboración de dos equipos de universidades valencianas, uno de perfil más tecnológico y otro más científico, que ya han trabajado anteriormente con la ESA.

La otra razón es económica, ya que se ha formado un consorcio entre el Ayuntamiento de Valencia, la Generalitat y las dos universidades que, junto a la ESA, invertirán 15 millones de euros en el programa. Desde el consorcio estiman que el laboratorio creará 800 empleos de alta cualificación.