Público
Público

Afrodisíacos Con los perfumes afrodisíacos no se liga

Un estudio no encuentra efecto alguno de la dos supuestas feromonas humanas que se comercializan en productos de belleza

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
Actividad cerebral al oler AND y EST en heterosexuales femeninas, homosexuales femeninas, heterosexuales masculinas y homosexuales masculinos (de izquierda a derecha).- KAROLINSKA INSTITUTE

Actividad cerebral al oler AND y EST en heterosexuales femeninas, homosexuales femeninas, heterosexuales masculinas y homosexuales masculinos (de izquierda a derecha).- KAROLINSKA INSTITUTE

“Aumenta tu poder de atracción con las fórmulas de feromonas más potentes”, es solo una de las muchas frases utilizadas para vender por Internet perfumes y otros productos, para hombres y para mujeres, que supuestamente inducen la seducción sexual a través de compuestos químicos. Un nuevo estudio echa un jarro de agua fría sobre este tipo de resultados afrodisíacos al no encontrar efecto alguno de las dos supuestas feromonas humanas identificadas hasta ahora. En juego están grandes intereses económicos.

Las feromonas son básicamente señales químicas transmitidas por el aire emitidas por un individuo que afectan a la fisiología y el comportamiento de otros miembros de la misma especie. Su existencia está fuera de discusión ya que muchos animales emiten este tipo de compuestos que juegan un papel importante en la atracción del sexo opuesto para la reproducción. De hecho, se utilizan habitualmente las feromonas como trampa insecticida por su eficacia y escaso impacto ambiental.

La cuestión no es, por tanto, que existan o no las feromonas, sino si existen en la especie humana y ahí es donde surge la discusión. Desde hace más de dos décadas se han hecho experimentos con resultados variados sobre dos compuestos esteroides - AND y EST-, candidatos a ser feromonas humanas. Muchos de los estudios son financiados por empresas de perfumes y los que dan resultados negativos no se suelen publicar.

AND está presente en el sudor y el semen de los hombres y EST en la orina de las mujeres. Esta área interesa científicamente pero también tiene un gran potencial económico. A pesar de no estar demostrada su eficacia en el aspecto concreto de la atracción sexual, esos compuestos se están comercializando en el mercado de Internet, con un alto porcentaje de fraude, por otra parte. Las grandes marcas de cosmética, sin embargo, no han entrado abiertamente en este mercado, aunque siguen de cerca las investigaciones o las promueven directamente.

El olor corporal humano está formado por cerca de 120 compuestos químicos

Se sabe que el olor corporal humano está formado por alrededor de 120 compuestos químicos distintos, de los cuales seguramente algunos tienen propiedades de feromonas, pero no se ha podido demostrar con seguridad, a pesar de que se han hecho estudios que registran la actividad cerebral ante estímulos olfativos y algunos indican sensibilidad a estos estímulos. Sin embargo, los científicos descartan que el comportamiento humano se pueda alterar de forma automática por esta vía, como sucede con los animales. En todo caso, las feromonas tendrían un efecto modulador sobre el comportamiento, no solo el sexual, difícil de discernir.

En el más reciente estudio, científicos australianos sometieron a 94 sujetos heterosexuales (43 hombres y 51 mujeres) a dos pruebas relacionadas con la evaluación visual de la atracción sexual. Cada prueba se realizó con y sin exposición a la versión sintética de las supuestas feromonas AND o EST, según se tratara de una mujer o un hombre. Los resultados, publicados en Royal Society Open Science fueron idénticos, lo que, según los investigadores, no hubiera sucedido si estos compuestos químicos tuvieran algún efecto.

Conjunto de productos en venta que contienen supuestas feromonas humanas.

Conjunto de productos en venta que contienen supuestas feromonas humanas.

“Gran parte de la investigaciones que se hacen actualmente se concentran en estudios que apoyan que AND y EST son feromonas humanas, debido a la fascinación humana sobre cómo mejorar nuestro atractivo para el sexo opuesto”, indica Leigh Simmons, director del estudio de la Universidad de Australia Occidental (UWA).

“Esto contribuye a una distorsión en la percepción pública de que los humanos tienen feromonas, porque las investigaciones que indican lo contrario tienden a no publicarse o si se publican, no reciben tanta atención”. Otros científicos creen que este experimento no es tampoco definitivo. En todo caso, lo que únicamente pone en duda es la creencia simplista de que AND y EST son capaces por si solos y de forma casi mágica de atraer parejas sexuales, señala uno de ellos en la revista Science. Como siempre en biología, todo es más complejo de lo que parece.