Público
Público

Las aguas fecales contaminan Daimiel

Los vertidos han arrasado el 50% de las praderas de algas del parque

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las aguas no depuradas son las principales responsables de la pérdida de vegetación acuática en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, según un estudio elaborado por el CSIC. Tras un prometedor inicio de año, gracias a las intensas lluvias de 2010, el parque ha sufrido un retroceso en su recuperación al perder el 50% de las praderas de algas que cubrían gran parte de su superficie.

El estudio, liderado por el investigador del Real Jardín Botánico de Madrid Santos Cirujano, ha mostrado un escenario que, según el científico, se viene repitiendo durante las últimas décadas. 'El problema es que esta situación no es puntual y se repite cada vez que se inunda el parque', explica Cirujano. Las Tablas de Daimiel se encuentra en la desembocadura del río Gigüela, con lo que 'todos los sedimentos contaminados que se han acumulado en el cauce seco son arrastrados hasta el parque cuando comienzan las lluvias'.

El origen de estos residuos está en pueblos como el de Villarubia de los Ojos, cuya depuradora no tiene capacidad suficiente para tratar todas sus aguas residuales, que terminan vertidas al cauce del río. Precisamente con el objetivo de mejorar la calidad del agua en el parque, el Ministerio de Medio Ambiente anunció ayer, a través de un comunicado, que tiene previsto poner en marcha una depuradora de mayor capacidad en esta localidad en dos meses.

Esta situación no es puntual y se repite cada vez que se inundan Las Tablas

Para Cirujano, la mala calidad del agua del parque supone un problema grave para la biodiversidad. Las praderas de algas que crecen bajo la superficie del agua son, según el investigador, 'los mejore indicadores ambientales de este tipo de parques'. Si desaparecen estas algas, principal fuente de alimento para muchas aves, se producirá una 'gran pérdida de diversidad', afirma Cirujano, 'y el parque se convertirá en un lugar vulgar'.

Con motivo del estudio realizado por Cirujano, la ONG Ecologistas en Acción ha presentado una denuncia ante la Fiscalía de Ciudad Real y el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) para investigar las causas que han provocado la entrada de agua contaminada en el parque.

La mala calidad de las aguas, junto a una previsible bajada del nivel de las mismas y el calor del verano, pueden generar un caldo de cultivo que provoque la aparición de enfermedades en las aves 'como el botulismo, que se pueden propagar de unos humedales a otros con facilidad', asegura Cirujano.