Público
Público

La amenaza del caviar

Los ecologistas denuncian el riesgo de escape de 5.300 esturiones exóticos de una piscifactoría clandestina en Navarra a un importante afluente del río Ebro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El envase de 500 gramos de Payusnaya, que se anuncia como 'un producto para auténticos connoisseurs del caviar', cuesta 1.034 euros en la página web de Caviar de Ríofrío. Sin embargo, los ecologistas creen que estadelicatessen podría salir muchísimo más cara y suponer unas pérdidas incalculables para la biodiversidad.

La organización ecologista AEMS-Ríos Con Vida ha comenzado una batalla judicial contra Piscifactoría de Sierra Nevada, propietaria de Caviar de Ríofrío y dueña de la mayor población del mundo de esturión del Adriático: 600 toneladas de una especie exótica que se cría en piscinas en Riofrío (Granada) y en Yesa (Navarra), a la orilla del río Aragón, uno de los principales afluentes del Ebro. Según la denuncia, a la que ha tenido acceso Público, la instalación del río Aragón funciona 'en la clandestinidad más absoluta', sin ninguna autorización, y supone 'un riesgo cierto' de escape de miles de ejemplares de esturiones del Adriáticoy siberianos.

Una fuga podría ser fatal para el pez fraile, en peligro de extinción

Según la documentación aportada en la denuncia, el 10 de diciembre de 2010 la Brigada de Protección Medioambiental de la Policía Foral constató la cría de 5.300 ejemplares de esturión en seis estanques, sin ningún tipo de autorización. La ONG teme que una fuga de estos esturiones clandestinos arruine el rico ecosistema del río Aragón, donde vive el pez fraile, catalogado en peligro de extinción en el Libro Rojo de los Vertebrados de España. Además, la zona está blindada por la legislación de la UE, al formar parte de la Red Natura 2000.

El proceso abierto por la Policía Foral terminó el 19 de enero en una sanción de 5.000 euros y una orden de cese inmediato de la actividad. Según denuncian los ecologistas, la piscifactoría sin papeles sigue funcionando. La empresa rechazó ayer dar explicaciones a este diario.

Los miedos de los ecologistas son fundados. Como recuerda Pedro Brufao, presidente de AEMS-Ríos con Vida, esta piscifactoría navarra ya se inundó en octubre de2000. Unas mil toneladas de truchas aparecieron ahogadas por el lodo en las instalaciones, entonces propiedad de Navarra Foods, según publicó la prensa local. En sus naves de Granada, Piscifactoría de Sierra Nevada ya se enfrentó a inundaciones que provocaron la liberación de la especie invasora en el Guadalquivir, alterando el ecosistema del cuarto río más largo de España. Según la denuncia, los propietarios han mostrado 'una conducta y diligencia nada exquistas' en sus instalaciones granadinas afectadas por las inundaciones, 'motivo de la presencia de esturiones en toda la cuenca del Guadalquivir aguas abajo de Riofrío'.

La Policía Foral ha constatado que la empresa trabaja sin autorización

La ONG, galardonada con el Premio Nacional de Medio Ambiente en 1998, aporta fotografías de esturiones supuestamente fugados de las piscinas de la empresa al Riofrío, afluente del Guadalquivir, y capturados por pescadores locales. La denuncia también incluye un estudio de fauna aguas abajo de la piscifactoría elaborado por el catedrático Diego García de Jalón, de la Universidad Politécnica de Madrid. 'En el Guadalquivir ya hay cientos de esturiones del Adriático y proceden de esta piscifactoría', lamenta Brufao.

Los esturiones, de la variedad atlántica, vivieron en el río Guadalquivir hasta hace 40 años, cuando se declararon virtualmente extintos. En 1970 cerró la fábrica de caviar de Coria del Río (Sevilla), al carecer de materia prima. La Piscifactoría Sierra Nevada ha intentado demostrar desde 1997, con ayuda de investigadores de las universidades de Cádiz y de Granada, que en el río andaluz también vivieron esturiones del Adriático, para evitar la consideración de su negocio como 'invasor'. Científicos de la Estación Biológica de Doñana (CSIC) rechazaron sus teorías.

El presidente de la ONG en Navarra, Jorge Teniente, añade un dato que 'podría explicar' la pereza de las autoridades autonómicas a la hora de forzar el cierre de las instalaciones. La empresa pública Sociedad de Desarrollo de Navarra (Sodena) es 'propietaria al menos del 45% de esta piscifactoría'.

AEMS-Ríos con Vida denunció ayer que el Ministerio de Medio Ambiente ha 'indultado' al esturión del Adriático y al esturión siberiano en el nuevo Catálogo de Especies Exóticas Invasoras. La inclusión en el Catálogo implica la prohibición de transporte y comercio, pero ambas especies, junto a otra decena, quedan bajo el amparo de una disposición especial que sí permite estas actividades. El director general de Medio Natural del Ministerio, José Jiménez, defiende que estas decisiones deben estar asesoradas por un comité científico, 'lo cual es una garantía de rigor'.