Público
Público

La amenaza de los invasores mutantes del espacio

La NASA investiga por qué las bacterias se vuelven más virulentas sin gravedad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como en una película de ciencia ficción de serie B, feroces mutantes del espacio amenazan la vida de los terrícolas. No se trata de ultracuerpos, sino del mismo enemigo que en verano espera agazapado en la mayonesa sobre la barra de cualquier bar: la bacteria salmonela. Con la diferencia, según la NASA, de que los microbios criados en el espacio son más virulentos que los del bar.

En septiembre de 2006, el transbordador Atlantis transportó cultivos de salmonela al espacio. El proyecto, dirigido por la investigadora del Biodesign Institute de Arizona, Cheryl Nickerson, permitió identificar un interruptor molecular que aumenta la virulencia de las bacterias. Según publicaba PNAS en 2007, la disminución de una proteína reguladora llamada Hfq desata una tormenta molecular en la bacteria que altera la expresión de otras 73 proteínas.

Lo que reduce la actividad de Hfq en el espacio es la microgravedad. Pero, ¿cómo y por qué esto afecta a la bacteria? La respuesta, dice Nickerson, reside en un concepto mecánico llamado tensión tangencial de fluido. En microgravedad, el rozamiento del líquido con la superficie de la bacteria es menor, algo que ocurre también cuando el microbio anida en el intestino y se dispone a desplegar su maquinaria infecciosa. 'Responden a una señal ambiental que ven durante el curso natural de una infección', dice Nickerson. La científica plantea una hipótesis interesante: la bacteria en el espacio cree estar en el intestino. 'Las células patógenas son listas', concluye.

Pero no tanto; la confusión ha permitido a Nickerson, si su modelo es correcto, descifrar la estrategia de infección de la salmonela. El siguiente paso es el contraataque. Nickerson observó que varios de los genes alterados afectan a la relación de la bacteria con los iones del medio. En marzo de 2008 se envió un nuevo lote de microbios al espacio en el Endeavour, esta vez en un medio rico en iones, sobre todo fosfato. El resultado, publicado ahora en PLoS ONE, es que el medio iónico neutraliza la virulencia de la salmonela.

Los investigadores y la empresa CombiMatrix trabajan ahora en el diseño de un dispositivo que analizará los genes bacterianos en el espacio en tiempo real. Indagando en el proceso, los científicos esperan 'mejorar el procesado de alimentos y la lucha contra las intoxicaciones, además de proteger de infecciones a los astronautas'.