Público
Público

Una americana ya vivía en Europa en el año 1000

Un estudio genético sugiere que los vikingos llevaron a Islandia a una mujer amerindia cinco siglos antes de la llegada de las carabelas de Colón a América

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace 1.000 años, cuando las ciudades más pobladas del mundo eran Córdoba y Constantinopla y los chinos estaban inventando la pólvora, un vikingo viajó a América y se trajo consigo a una mujer. Cinco siglos antes de la llegada de las carabelas de Cristóbal Colón, la americana se estableció en Islandia y tuvo descendencia. Fue el primer contacto genético entre Europa y América. Todavía hoy, unos 80 islandeses portan alguna gota de esta sangre amerindia.

Esta es la hipótesis de un estudio con participación española de la empresa deCODE Genetics, con sede en Reikiavik. Hace cuatro años, los investigadores encontraron en cuatro islandeses ADN mitocondrial -que se hereda por vía materna- característico de los primeros americanos, las personas que cruzaron el estrecho de Bering desde Asia hace 14.000 años. En un principio, los científicos achacaron la presencia de este linaje amerindio a la llegada reciente de familias asiáticas a la isla. Sin embargo, al rastrear sus árboles genealógicos, observaron que todos procedían de cuatro antepasados que vivieron en el sur de Islandia alrededor del año 1725, en el entorno del mayor glaciar de Europa, el Vatnajökull.

Los escandinavos acostumbraban a raptar a mujeres en sus expediciones

'Y hasta aquí los hechos objetivos', admite uno de los autores, Carles Lalueza-Fox, investigador del CSIC en el Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona. Para los autores del estudio, publicado en American Journal of Physical Anthropology, la 'hipótesis más lógica', dado el aislamiento de Islandia desde el siglo XI al XVII, es que 'un vikingo se llevara a una americana alrededor del año 1000'.

Las epopeyas medievales islandesas, como la Saga de Erik el Rojo, y los yacimientos arqueológicos en Canadá constatan la presencia de vikingos en América en torno al siglo XI. La base de datos de deCODE, que recoge información genética de los 320.000 islandeses, aporta pistas. Las evidencias históricas sugieren que pobladores de Escandinavia y las islas británicas llegaron a Islandia alrededor del año 870. El análisis del cromosoma sexual Y, que pasa de padre a hijo, muestra que el 80% de los linajes islandeses procede de Escandinavia, frente a un 20% de Escocia e Irlanda. El ADN mitocondrial, que se hereda por vía materna, muestra un 37% procedente de Escandinavia y un 63% de las islas británicas. 'Esta diferencia solo tiene una explicación: que los vikingos tenían la costumbre de saquear las mujeres de las islas británicas. Es lógico pensar que también lo pudieron hacer en América', explica Lalueza-Fox.

Los yacimientos vikingos en el continente datan del siglo XI

La otra posibilidad es que la mujer amerindia hubiese llegado a Islandia desde Europa después de 1492, en época poscolombina. Para el investigador del CSIC, es 'poco plausible', debido a la desconexión de la isla del mundo durante aquellos siglos. Para el historiador Ricardo Piqueras, de la Universitat de Barcelona, el rapto de la mujer amerindia alrededor del año 1000 es 'una hipótesis muy válida'. Piqueras, ajeno al nuevo estudio y especializado en la historia de América, subraya que 'está demostrado que hubo contactos de larga duración entre los vikingos y los amerindios, y en esos contactos hubo mestizaje'.

A juicio de Piqueras, la opción del rapto es más 'real' que un viaje posterior a 1492. 'Durante los siglos XV y XVI había amerindios en Europa. Por ejemplo, Pocahontas [la india powatan que inspiró la película de Disney] acabó en Londres en 1616. Pero pocos sobrevivían al choque biológico. Además, Islandia estaba aislada en aquella época, entre otras cosas por un aumento de los hielos que dificultó la navegación', detalla el historiador.

Ahora, los científicos dependen de la suerte para comprobar su teoría. Necesitan hallar restos humanos en Islandia anteriores a 1492, para buscar el ADN amerindio. Hasta la fecha, lo han buscado en 100 individuos, sin éxito.