Público
Público

Un antiguo satélite de la Tierra deformó la cara oculta de la Luna

Mientras que la cara visible presenta un perfil relativamente llano y con multitud de cráteres, la parte no visible del satélite muestra una orografía accidentada y muy montañosa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El impacto de un antiguo compañero de la Luna podría explicar el particular relieve que presenta su cara oculta, según un estudio publicado hoy en Nature. Mientras que la cara visible presenta un perfil relativamente llano y con multitud de cráteres, la parte no visible del satélite muestra una orografía accidentada y muy montañosa.

La hipótesis más aceptada sobre la formación de la Luna es la llamada teoría del gran impacto. Según esta, el satélite se formó a partir de los restos que quedaron flotando en el espacio después de que un objeto del tamaño de Marte chocara contra la Tierra. Los investigadores se apoyan en esta teoría para plantear la hipótesis de que uno de los pedazos resultantes terminó por chocar contra la Luna, provocando ese peculiar relieve.

Los autores del estudio, Martin Jutzi y Erik Asphaug, de la Universidad de California, realizaron una simulación cuyos resultados indican que, para formar las zonas montañosas de la cara oculta de la Luna, el compañero debía tener un diámetro de un tercio del de nuestro satélite y su velocidad debía ser inferior a la del sonido. 'El choque debió de ser lento, de forma que no produjera un cráter y el material quedara alrededor del punto de impacto', afirma Asphaug.

Pese a que estudios anteriores ya planteaban la posibilidad de que nuestro planeta hubiera tenido varios satélites, también mostraban que la Luna habría expulsado de su órbita a todos los posibles compañeros. Sin embargo, Jutzi y Asphaug plantean la posibilidad de que uno de los pedazos resultantes del gran impacto permaneciera estable en unas regiones denominadas puntos de Lagrange, tal y como sucede con los asteroides troyanos, hasta que el pequeño satélite alcanzó un tamaño que le hizo perder estabilidad y precipitarse sobre su antigua compañera de viaje.