Público
Público

Apple intenta controlar la caída en picado del iPhone 4

La compañía monta una rueda de prensa de emergencia para convencer a los usuarios de que va a solucionar los problemas de cobertura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Apple se enfrenta hoy a la mayor crisis de relaciones públicas de su historia. El motivo no es otro que los fallos de recepción permanentes de su nueva joya: el iPhone 4. En una rueda de prensa los responsables del teléfono tratarán de explicar a los usuarios cuál es la medida que van a tomar para solucionarlos y hacer ver que lo tiene todo controlado.

Desde su salida al mercado a finales de junio, la empresa californiana ha recibido las demandas de muchos usuarios por el diseño defectuoso de la antena del teléfono. Apple se empeñó en negar que ése fuera el problema y, aunque pidió perdón y reconoció que todos los teléfonos eran defectuosos, dijo que los problemas de recepción se originaban por un error de software.

Pero ayer emergió en la prensa que los ingenieros avisaron al comenzar el desarrollo del teléfono que la elección de la antena provocaría las caídas de señal y cortes de llamada de las que los usuarios se quejan.

En un intento por calmar la tensión originada entre los compradores, Apple ofreció devolver el 100% del importe del terminal a los usuarios que decidieran desprenderse de él.

La situación ha llegado al punto que la popular revista Consumer Reports tomó la decisión el pasado martes de no recomendar a sus lectores la adquisición del iPhone 4.

Las acciones de Apple en bolsa cayeron ayer un 1,36% por los problemas del iPhone 4 Los defectos del 'smart phone' también han tenido un impacto económico en la compañía que dirige Steve Jobs. Sus acciones en bolsa cayeron ayer un 1,36%.

Por ello, esta tarde habrá una rueda de prensa en la que la compañía intentara calmar los ánimos de sus incondicionales. Se ha venido especulando en los últimos días con que Apple pueda ofrecer una reparación gratuita a todos aquellos que hayan comprado el nuevo iPhone.

Aunque en términos económicos, el llevar a cabo esta medida supondría una pérdida de 1.500 millones de dólares, según informa la agencia EFE.