Público
Público

Apple madura un futuro sin su fundador y alma, Steve Jobs

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pocas veces una empresa está tan íntegramente ligada a su líder como es el caso de Apple. La muerte de Steve Jobs ha dejado a la compañía tecnológica sin su cofundador y con un futuro incierto que deberá afrontar sin el hombre que la llevó a ser un referente de la vida cotidiana de todo el mundo en el siglo XXI.

A pesar del golpe que supone esta pérdida, Apple encara la era postJobs como la segunda empresa más valiosa de EEUU, desde la tranquilidad de ver cómo sus beneficios se duplican de año en año y sus productos marcan la pauta a seguir en el sector. A corto y medio plazo, el futuro de Apple está resuelto y programado, pero las dudas a largo plazo son mayores, máxime si se recuerda que el único periodo de Apple sin Steve Jobs llevó a la empresa casi a su desaparición.

Las acciones del gigante tecnológico se recuperaban hoy en Wall Street, y subían algo más del 1 % un día después de que hubiesen reaccionado con descensos superiores al 2 % al anuncio del óbito de su fundador. Así, desde que comenzó el año la firma se ha revalorizado el 18,42 %, al tiempo que en los últimos cinco años ha subido un 414,66 %.

El gurú tecnológico murió a los 56 años tras una larga batalla contra el cáncer, que ya le había llevado el pasado 24 de agosto a renunciar a su puesto como consejero delegado de la compañía, ya que se sentía incapaz de hacer frente a sus obligaciones al frente de ella.

La muerte de Steve Jobs ha acaparado las portadas de los diarios digitales en gran parte del mundo y ha tenido un gran impacto en la redes sociales, llegando a generar casi 10.000 'tuits' por segundo en la Twitter, lo que le convierte en uno de los eventos más comentados en la historia de esta red social, según datos estimados por la compañía australiana SR7.

Imágenes de televisión muestran hoy altares improvisados en las tiendas de Apple desde San Francisco (California) hasta el sector de Georgetown, en la capital estadounidense, en los que la gente ha depositado flores, velas y mensajes en papeles multicolores que destacan el liderazgo de Jobs.

Las Apple Store de todo el mundo se han convertido en improvisados altares

 

 

En YouTube, el vídeo más descargado ha sido su discurso ante graduados de la Universidad de Yale en 2005 instando a los jóvenes a perseguir sus sueños y vivir su vida sin imitar a nadie más. 'Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no escuchar a tu corazón', dijo Jobs entonces.-

En España la noticia del fallecimiento del carismático fundador de Apple ha acaparado durante toda la jornada las portadas de las páginas web de los principales medios de comunicación que han dedicado editoriales, reportajes, especiales y coberturas en directo a la noticia.En las redes sociales, la muerte de Jobs ha tenido un gran impacto, manteniéndose durante todo el día como uno de los temas más comentados por los internautas. #iSad, #SteveJobs, #thankyousteve han sido algunos de los hashtags más utilizados.

La mano de Jobs se encuentra detrás de los ordenadores Mac, cuyas ventas gozan de buena salud mientras los PC se desinflan; ideó el smartphone más vendido en todo el mundo, el iPhone, y emprendió el lucrativo negocio de las tabletas informáticas con el iPad, absoluto rey del floreciente mercado.

Fue Jobs quien pensó en el iPod cuando el mundo había empezado a hacer su transición del walkman y el discman a los reproductores portátiles de música en mp3. Más allá de los aparatos físicos, clave en esa expansión del universo 'i' fue el soporte de aplicaciones y de servicios creadas al amparo de la tienda audiovisual iTunes. Un legado que parece irrepetible y que podría jugar en contra de la compañía tecnológica en los años venideros.

Cualquier cosa que produzca Apple se comparará con los tiempos de Steve JobsLa implicación que Jobs puso en todos los proyectos que emprendió y el carisma que le acompañaba allá donde iba suponen una gran pérdida para la compañía de la manzana.

A partir de ahora cualquier cosa que produzca Apple se comparará irremediablemente con los tiempos de Steve Jobs, quien para muchos fue más que un gran ejecutivo, fue un gurú que asoció la imagen de su empresa a una filosofía de calidad y diseño que atrajo a millones de adeptos dispuestos a comprar cualquier cosa con el símbolo de la manzana mordida.

Un número de fieles que fue creciendo a medida que Apple ampliaba su red de tiendas por todo el mundo y abarataba sus productos al sacarle partido a las economías de escala y la externalización de su fabricación en masa a China.

Jobs convirtió, además, las presentaciones de cada nuevo dispositivo en un espectáculo y gracias al secretismo con que trataba cualquier novedad lograba generar unas expectativas altísimas. Le gustaba guardarse un as en la manga, el factor sorpresa, que solía desvelar cuando parecía que no quedaba nada más que decir y precedía con su habitual 'una cosa más'.

Durante este año, Apple se fue preparando poco a poco para su vida sin Jobs, quien estuvo de baja médica desde enero y finalmente renunció a su cargo de consejero delegado el 24 de agosto. Este día la compañía vio como el valor de sus acciones caída hasta un 5% en la Bolsa de Nueva York. Con toda probabilidad, este jueves pasará lo mismo. El valor tanto intelectual como monetario siempre han estado fuertemente ligados a Jobs, con su pérdida Apple también perderá. Ahora queda saber cuánto.

Tim Cook se apresuró a afirmar que la empresa 'no iba a cambiar' Jobs dejó al frente de la compañía a Tim Cook, jefe de operaciones hasta entonces y ahora cabeza visible de Apple. Tras su nombramiento, Cook se apresuró a afirmar que la empresa 'no iba a cambiar'. Sin embargo, la primera prueba de fuego para Cook fue una decepción.

El martes todo el mundo esperaba que Apple volviera a deslumbrar al mundo con la presentación del iPhone 5, pero se quedó en una evolución del iPhone 4. Un anuncio que sentó como un jarro de agua fría tanto a los usuarios como a los expertos. La primera reacción fue mirar atrás y acordarse de Jobs.

Precisamente, el desarrollo y salida al mercado de un smartphone que vuelva a hacer temblar el mundo tecnológico en los próximos años será uno de los desafíos de la compañía. Pero también quedan otros muchos, como la mejora de otros de sus productos como el iPad, los MacBook, el iTunes, etc...

Y sobre todo, mantener el posicionamiento que ha alcanzado en todo el mundo, con millones de dispositivos vendidos o miles de empleados que trabajan tanto en la sede central de San Francisco como en los centenares de tiendas que posee a lo largo del mundo y que cada vez son más -en España se han inaugurado recientemente una en el centro comercial Xanadú, en el de Parquesur y prepara una megastore en la Puerta del Sol de Madrid-. Pero todo eso ya tendrá que ser sin Steve Jobs.