Público
Público

Australia ablandó la ley marítima para contentar a EEUU

Los laboristas recortaron la protección del mayor arrecife de coral del mundo, según Wikileaks

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ejecutivo laborista de Australia ablandó las leyes marítimas que protegían la mayor barrera de coral del mundo para contentar a EEUU, según comunicaciones diplomáticas filtradas por Wikileaks y publicadas ayer por The Sidney Morning Herald.

El diario australiano relata que el Gobierno decidió cambiar la normativa de paso de petroleros y otros buques de gran calado por el estrecho de Torres, a través de la Gran Barrera de Coral, a pesar de reconocer que un posible accidente en estas aguas tendría un 'inmenso coste político'.

En 2006, el Gobierno del liberal John Howard hizo 'obligatoria' la presencia de un piloto titulado en los barcos que atravesaban la zona para evitar accidentes en unas aguas poco profundas y repletas de bancos de arena donde subsisten unas formaciones de coral que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1981. La norma fue muy criticada por Singapur y EEUU.

Según los documentos filtrados, los diplomáticos de EEUU iniciaron en 2008 una batalla política para intentar cambiar la ley después de la llegada al poder del laborista Kevin Rudd, que fue primer ministro hasta junio de 2010 y ahora es ministro de Exteriores. Después de consultas con Washington en agosto de 2008, el Gobierno australiano logró contentar a EEUU y Singapur. Aunque la norma de llevar piloto seguía siendo obligatoria, un nuevo añadido señalaba que esta era opcional para los barcos que atravesasen el estrecho de Torres sin atracar en un puerto australiano.

Según el rotativo, más de cien barcos que transportan petróleo y gas cada año quedaban exentos de las restricciones. El Gobierno australiano publicó la nueva ley en abril de 2009 en un único párrafo al final de otro anuncio legal. Unos mil barcos de más de 70 metros de eslora pasan por las aguas cercanas a la barrera de coral cada año. Las autoridades del país ignoran cuántos recalan en sus puertos.