Público
Público

El ave más grande que jamás surcó los cielos

Pesaba hasta 29 kilos y sus alas medían más de cinco metros de punta a punta 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ancestros humanos que habitaron en Chile durante el Mioceno, hace unos seis millones de años, convivieron con varias especies de aves de gran tamaño. Entre ellas, destaca la recién descubierta Pelagornis chilensis, cuya envergadura ósea de más de cinco metros la convierte en el ave voladora 'con el mayor esqueleto' de la historia, según explica a Público el paleontólogo del Instituto de Investigación de Senckenberg (Alemania) responsable de la investigación, Gerald Mayr.

El fósil fue descubierto en el yacimiento de Bahía Inglesa al norte de Chile y contenía el 70% del esqueleto, según el artículo publicado en Journal of Vertebrate Paleontology. La extensión de sus alas alcanza los 5,2 metros, aunque 'sus huesos son muy finos y ligeros', aclara Mayr. Por ello, a pesar de su gran envergadura, su peso sólo oscilaba entre los 16 kilos y los 29 kilos. Esta estimación 'no está muy por encima de la masa de las aves vivas más pesadas' que se han descubierto, afirma.

Otras dos especies de aves prehistóricas han sido caracterizadas con envergaduras superiores a la del chilensis. No obstante, según Mayr, estas cifras son 'algo especulativas y desmesuradas'. Esto se debe a que la envergadura total de un ave se establece en función de sus plumas, por lo que es imposible determinarla con exactitud en función de un registro fósil.

'Hemos sido muy conservadores en nuestras estimaciones', añade el paleontólogo, ya que sus finos huesos 'no habrían soportado el peso de un gran plumaje'. Según los investigadores, 'las plumas principales del chilensis sólo pudieron llegar a medir unos 40 centímetros'.

A pesar de su gran tamaño, Mayr no duda en afirmar que el chilensis 'era capaz de volar grandes distancias'. Otro rasgo característico de la especie radica en su singular pico, ya que sus restos revelan la presencia de prolongaciones en su mandíbula que utilizaba a modo de falsos dientes. Este es un rasgo común en la familia de los pelagornítidos, dentro de la que se ha incluido al chilensis.

La falsa dentadura de esta ave marina le servía para cazar 'presas escurridizas como los calamares', opina Mayr. Según el científico, el chilensis nadaba rozando la superficie del mar con la parte inferior de su mandíbula sumergida en el agua hasta que enganchaba una presa.

Mayr afirma que el gran tamaño de esta especie se debe a un rasgo evolutivo para evitar la competencia con otras aves. No obstante, esta característica también tiene sus desventajas. Las crías del chilensis debían emplear más tiempo en su desarrollo, lo que las hacía más susceptible frente a sus posibles depredadores.

Las mayores en el aire. Avutardas

Las aves voladoras más pesadas que viven hoy son las avutardas. La avutarda común (‘Otis tarda'), presente en Europa y Asia, y la kori (‘Ardeotis kori'), típica de las sabanas africanas, pueden rozar los 20 kilos de peso. Algunos cisnes alcanzan pesos similares.

Gigantes en tierra. Avestruz

El avestruz (‘Struthio camelus'), con sus más de dos metros y medio de altura, es el ave más pesada que existe hoy, superando los 150 kilos. Su estructura anatómica se olvidó del vuelo para especializarse en la carrera.

Vencedora absoluta. Ave elefante

La familia de aves elefante de Madagascar comprendía dos géneros y varias especies. Las ‘Aepyornis' se alzaban más de tres metros y pesaban casi media tonelada de peso. No se sabe con certeza cuándo se extinguieron, pero los registros históricos hablan de avistamientos hasta el siglo XVII. Estas aves inspiraron leyendas como la del Ave Roc de ‘Simbad, El Marino'.

Alas más largas. Albatros

Las aves actuales con mayor envergadura alar son los albatros, con casi 3,5 metros.