Público
Público

BP asegura haber controlado el vertido

Es la primera vez que lo logra desde el suceso del golfo en abril

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La petrolera BP aseguró este jueves haber contenido el vertido de petróleo que lleva manando desde el 20 de abril en el golfo de México y que ha ocasionado la peor catástrofe ecológica en la historia de EEUU.

Kent Wells, uno de los vicepresidentes de la compañía, aseguró en rueda de prensa que sus técnicos han logrado cerrar las válvulas de una campana contenedora de 75 toneladas instalada sobre el pozo accidentado. Según el responsable de la petrolera británica, el vertido quedó controlado a las 2:25 de la tarde de este jueves (9:25 hora peninsular española), informa AP.

En todo caso, la compañía reclamó cautela. La prueba es parte de una maniobra experimental que los operarios comenzaron en las últimas 48 horas después de que su último intento de tapar el pozo no surtiese efecto. En un comunicado, la firma petrolera indicó también que “durante las pruebas, las tres aberturas están cerradas, lo que a efectos prácticos cierra el pozo. Aunque no se puede garantizar, se espera que no se vierta petróleo al mar durante la prueba”, informa Efe.

Al cierre de esta edición, el mando conjunto de las labores de contención del vertido había confirmado la noticia a través de su Twitter, aunque no informaba de los detalles.

El anuncio supone un respiro para la compañía, que vio cómo sus acciones subían en bolsa un 7% tras el anuncio, aunque no es no el final de la catástrofe ecológica. La campana situada sobre el pozo es una solución temporal y la compañía reconoce que sólo los pozos de alivio podrán cortar el vertido de forma definitiva. Sin embargo, debido a estas pruebas, la perforación se ha detenido temporalmente.

La compañía pide cautela porque la prueba es aún experimental

El vertido fue provocado por el hundimiento de la plataforma de BP Deepwater Horizon, que estalló hace tres meses matando a 11 personas y abriendo un grifo que, desde entonces, no ha dejado de vertir crudo al mar. El derrame ha afectado ya a la fauna y flora de la zona, y a los pescadores de la costa de Lusiana, que llevan todo este tiempo sin poder trabajar.

Según los últimos datos de la Guardia Costera, aproximadamente 920 kilómetros de costa se han visto afectados, la mayor parte de ellos (unos 530 kilómetros) en el estado de Luisiana, aunque el vertido también ha afectado a Alabama, Misisipi y Florida. Más de 135.00 kilómetros cuadrados siguen cerrados a la pesca.

Para contener el vertido, las autoridades estadounidenses han probado diferentes medidas: han quemado aproximadamente 37 millones de litros de crudo en 348 fuegos controlados, han vertido casi cuatro millones de litros de dispersante químico y han extendido a lo largo de la costa y del río Misisipi más de 3.000 kilómetros de barreras flotantes para tratar de evitar su llegada a las costas de EEUU, según los mismos datos.

La campana situada sobre el pozo es una solución temporal

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha culpado directamente a BP del desastre y ha asegurado que será la petrolera la que pague sus coste. Esta ha aceptado pagar una cantidad que podría superar los 15.000 millones de dólares, aunque en las declaraciones de sus ejecutivos al Congreso de EEUU también ha culpado a la Transocean, que estaba trabajando en la plataforma cuando ocurrió el accidente.

The New York Times aseguraba recientemente que BP y también las autoridades medioambientales de la zona conocían los riesgos de la plataforma antes de que esta estallara.