Público
Público

Bruselas investiga a Google por monopolio

Microsoft está detrás de dos denuncias que alegan prácticas anticompetitivas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por primera vez, la Comisión Europea (CE) investiga a Google. A Bruselas le preocupa la posibilidad de que el liderazgo absoluto de la compañía en el sector de búsquedas y publicidad en la Red sea una traba para el desarrollo de sus competidores. El Ejecutivo comunitario es la máxima autoridad europea en materia de Competencia y 'examina tres denuncias contra Google', según señaló en un escueto comunicado el departamento del comisario Joaquín Almunia.

Inmediatamente después de que trascendiesen las preocupaciones de la CE, Google puso nombre a esas tres compañías: Foundem , una web británica de comparación de precios; Ciao!, un servicio similar; y Ejustice.fr, un buscador jurídico. Los apellidos son, en al menos dos de ellas, Microsoft. Foundem pertenece a una organización con capital del eterno rival y Ciao! es directamente de su propiedad.

Tanto la CE como Google se esforzaron ayer en resaltar que 'no se trata de una investigación formal, sino del análisis de las denuncias, que esperamos se queden en eso', asegura un portavoz de la compañía. Sin embargo, es el paso previo a una investigación formal, un terreno en el que Microsoft tiene experiencia en la UE y en EEUU, al haber sido condenada por prácticas monopolísticas y anticompetitivas.

'No se trata de una investigación formal, sino del análisis de las denuncias, que esperamos se queden en eso'

Para algunos analistas, una investigación era cuestión de tiempo, dado el enorme poder que el buscador ha adquirido en los últimos años, sobre todo en Europa, donde controla el 90% del negocio de búsquedas. 'Este tipo de escrutinio va en el sueldo cuando eres una gran compañía', aseguró Julia Holtz, abogada de la compañía especializada en Competencia. Las denuncias, según Holtz, cuestionan el algoritmo que el buscador, del que depende un exitoso negocio de publicidad, utiliza para presentar los resultados, sugiriendo que perjudican a sus competidores. 'El algoritmo hace el ránking, no nosotros', aseguró Holtz, recordando que la clave del éxito es que los resultados se muestran según la relevancia y las preferencias de los usuarios.

Microsoft, a quien Google señala como denunciante, se negó ayer a comentar el caso. La compañía mantiene una ofensiva con ramificaciones europeas a cuenta de otros proyectos como Google Books, dentro de 'ataques hacia un Gran Hermano tecnológico que no existe', señala un portavoz del buscador. 'Creemos que, en este negocio, el éxito no lleva al monopolio; el riesgo es ínfimo cuando hay una oferta generosa y accesible', añade.

La CE deberá decidir si abre una investigación exhaustiva. La semana pasada, al autorizar la incorporación del negocio de búsqueda de Yahoo a Microsoft, Bruselas reconoció que sería provechoso para el mercado, porque 'las búsquedas de Microsoft y Yahoo son muy limitadas', mientras que 'Google ostenta cuotas de mercado superiores al 90%'.