Público
Público

Calefacción contra el asesino de murciélagos

Un estudiante de biología de la Universidad del Estado de Indiana cree haber dado con la solución para el síndrome de la nariz blanca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los especialistas en quirópteros de todo el mundo llevan dos años buscando un tratamiento para el síndrome de la nariz blanca, una misteriosa enfermedad que ha causado, desde su aparición en 2006, la muerte de hasta 500.000 murciélagos en la región nororiental de EEUU. Justin Boyles, un estudiante de biología de la Universidad del Estado de Indiana, cree haber dado con la solución: calefactores en las cuevas.

El equipo de Boyles ha demostrado, mediante un modelo matemático, que el hongo provoca que los murciélagos salgan de su letargo invernal más a menudo de lo normal. Al despertar de su hibernación, los mamíferos alados consumen mucha energía para mantener su temperatura corporal, por lo que algunos de ellos gastan sus reservas de grasas y mueren por inanición.

Los científicos, que publican su estudio en el último número de la revista Frontiers in Ecology and the Environment e-View, proponen la instalación de fuentes de calor en las cavernas habitadas por murciélagos para reducir el gasto energético asociado al frío. 'Los ejemplares en libertad ya lo hacen, queremos acentuar ese comportamiento', explica Boyles, recordando que los quirópteros vuelan en invierno hacia las partes más cálidas de sus cuevas al despertar de su hibernación.